El mundo, en la actualidad, está plagado de asesinos en serie que son fríos y despiadados con sus víctimas.

Estas personas son denominadas asesinos en serie cuando matan a tres o más personas​ en un período de 30 días o más. Asimismo, estos peligrosos sujetos toman un momento de “enfriamiento” entre cada asesinato, el cual les permite regocijarse calmadamente en el placer y gratificación psicológica que le causó el este crimen.

Los expertos en criminología han asegurado por años que los asesinos en serie “tienden a ser selectivos al acechar a sus víctimas y que lo hacen impulsados por alguna necesidad interior imperiosa”. Por lo que está claro que ellos no matan por libre juego, su trabajo es maquinado con el suficiente tiempo e impulsado por alguna necesidad que le pueda generar esa persona.

Los crímenes, normalmente, son llevados a cabo por una multitud de impulsos psicológicos que se fundamentan en ansias de poder y compulsión sexual. Estos asesinos en serie manejan, casi siempre, el mismo modus operandi, es por ello que sus víctimas, en ocasiones, comparten alguna característica con el estos sujetos, tales como: raza, apariencia, sexo o edad.

Este término se escuchó por primera vez en el año de 1970, cuando el agente especial del FBI, Robert Ressler, investigaba y perfilaba a los asesinos. Aunque estos no deben ser confundidos con los asesinos en masa, quienes le arrebatan la vida a un número elevado de víctimas de forma simultánea en un lapso corto de tiempo. Del mismo modo, tampoco se les debe catalogar como asesinos relámpago, quienes cometen múltiples matanzas en un breve período y en diversos lugares.

Sabiendo todo esto, te mostraremos una breve lista de los asesinos en serie más despiadados del mundo.

2Jack el Destripador, uno de los asesinos nunca descubiertos

Asesinos

Es imposible hablar de asesinos en serie sin mencionar a Jack el Destripador, un sujeto que mató al menos a cinco mujeres que trabajaban como prostitutas en un área empobrecida de Londres durante el siglo XIX. Jamás fue identificado.

Esta leyenda servía en aquella época como un cuento de terror para que los niños se fueran a dormir temprano. Aunque hay cuentos que, tristemente, se convierten en realidad. Los investigadores creen que su número de víctimas era aún mayor. Todos los cuerpos de las mujeres fueron encontrados con la garganta cortada y la zona abdominal mutilada.

Asimismo, se creía que este peligroso hombre era un inmigrante polaco llamado Aaron Kosminski. Esta especulación provino de un análisis de ADN encontrado en una chaqueta de una de las víctimas de Jack el Destripador, Catherine Eddowes. Aunque de nada valió, debido a que no ubicaron pistas que condujeran a la identidad del asesino.