La DGT es de oro: Estos son los radares más rentables de España

Un año más, ya se conocen las cifras que han cerrado el año de beneficios DGT en España. La Dirección General de Tráfico ya conoce las cifras de los radares que más han conseguido recaudar en 2017. Algo que resulta extraño, ya que la función verdadera de estos no debería de ser otra que la de evitar accidentes de tráfico.

Sin embargo, a pesar de todo, parece ser que encontramos unos cuantos de estos dispositivos que están sirviendo, sobre todo, para llenar las arcas del Estado. Gracias al informe de Automovilistas Europeos Asociados, se conocen cuales son los radares fijos que más rentables le salen al Estado español.

Radar Carretera DGT

Tal y como se ha conocido, la cantidad de dinero que se ha embolsado el Estado gracias a los radares asciende (a fecha del 23 de octubre) a más de 63 millones de euros. Todo ello, gracias a los radares que se colocan al rededor de las carreteras españolas. De ellos, se ha hecho una serie de mediciones para saber cuáles son los radares más rentables y los que menos, y las cifras son sorprendentes.

Andalucía se muestra al frente de las comunidades autónomas en dónde más se ha recaudado, con un total de 425.000 denuncias interpuestas por el estado. Por su parte, en el lado opuesto de la tabla, encontraríamos a Cantabria, en dónde tan solo se han puesto algo más de 20.000 multas, es decir, unas 20 veces menos.

En cuanto a las ciudades más multadas de España, encontramos en el número uno a Segovia, en el que acumula un total de casi 55.000 multas. Junto a este, los radares que más productivos le son al Estado español son los que se sitúan en la provincia de Navarra, en dónde nos encontramos que cada radar pone un total de 9.000 multas al año, una cifra muy interesante.

Sin embargo, en Asturias es dónde menos multas por radas se ponen, apenas llegando a las 1.800. Esto supone, en comparación con los de Navarra, un total de cinco veces menos que las multas que se ponen a los asturianos.

radar-velocidad-carretera

Si lo comparamos con los datos recogidos en el año 2016, vemos que las cosas han cambiado notablemente. Mientras que este año, el premio al radar más ‘multón’ se lo lleva Segovia, el pasado año se encontraba en Córdoba, seguido por Málaga y Huesca. Cierto es que en Andalucía también era dónde más se multaba, sin embargo, en Canarias era donde menos, un honor que le han quitado este 2017.

Además, los radares más productivos eran también (y continúan todavía siendo) los que se sitúan en Navarra, pero con 11.000 multas, lo que quiere decir que este año 2017 se han puesto 2.000 menos en la comunidad autónoma por radas. Algo que no ha sucedido con el que ostentaba el premio de la comunidad autónoma menos rentable, ya que en 2016 en Asturias se pusieron 920 multas de tráfico por cada radar, mientras que este año la cifra casi se ha duplicado.

A pesar de que los radares son muy criticados por muchos por ser una medida recaudatoria, lo cierto es que su impacto en la reducción de los accidentes de tráfico es una realidad. Ahora toca analizar aquellos que son radares recaudatorios y eliminarlos, poniendo alguno que, verdaderamente, ofrezca un añadido de seguridad a la conducción en carreteras secundarias, dónde más accidentes se producen y menos están controlados.