En Francia también están "quemados" de los radares

Radar

Y allí sí que son expeditivos para demostrar su furia contra ellos: bombas incendiarias, bombas caseras, roturas, pintadas… todo les parece poco con tal de llevarse por delante el mayor número posible de tales artilugios.

Existe una página web que aúna la mayoría de puntos de radar del país, cuyo nombre es ya de por sí muy significativo: controleradar.org, con una galería “del terror” sobre radares destruidos.


En el año 2006 los radares franceses han realizado 6 millones de flash, con una recaudación por multas de 350 millones de euros, 8 millones de puntos de sus carnés de conducir retirados, y 85.000 personas fueron sorprendidas sin carné de conducir.

Radar

Tras el año 2003, el 80% de las cabinas de radar fueron víctimas de actos de vandalismo, 60% de ellas han sido prendidas por fuego, como el de la imagen, en Apremont, dañado por una bomba artesanal.

Un radar fijo de los que instalan en Francia cuesta 80.000 euros, mientras que su record de rentabilidad lo tiene el radar situado en la A9, aunque no he podido encontrar el dato de su rentabilidad.

Me imagino, quiero pensar, que tanto en Francia como aquí la rentabilidad será un factor secundario respecto al número de víctimas que puede salvar al servir de persuasión para no sobrepasar el límite de velocidad, amén de quitar de la carretera a aquéllos conductores más violentos en su forma de conducir o que no respetan la vida de los demás usuarios que comparten con ellos la vía.

Más sobre la noticia: Leblogauto