Algunas cosas que todos hacemos en nuestro día a día representan un problema a medio y largo plazo para nuestro cerebro. Estás son 12 tonterías que hacemos y perjudican nuestro cerebro sin que las demos importancia.

Sin título-1

Mejor con el pelo suelto:

En invierno el frío aprieta y dormir puede ser toda una aventura dependiendo de donde vivas. Accesorios como los gorros de los pijamas son un accesorio a priori perfecto para no acabar con el cuello congelado, pero puede que por otra parte, sea un arma de doble filo…

…y es que cuando se está durmiendo, hay que tener la cabeza destapada y al descubierto puesto que si la cubrimos aumenta levemente la temperatura interna del cerebro, lo justo para elevar la producción de Dióxido de Carbono y perjudicar gravemente al cerebro a la larga. ¿Una alternativa para no pasar frío en la coronilla? Dejarse el pelo largo suena interesante, ¡siempre que se pueda!