Estamos rodeados de tecnología. Toda nuestra vida se ciñe a ella. Por ejemplo, desde que nos levantamos y usamos el móvil. En el trabajo nos ponemos enfrente de un ordenador desde primera hora. Por la noche cogemos la tablet para consultar las redes sociales. Y además vemos un rato la tarde. Por este motivo son muchas las enfermedades que estás provocando al usar la tecnología.

Tarde o temprano el cuerpo acaba diciéndonos basta. Son unas señales que nos indican que hay que parar. La salud de las personas no tolera los excesos, tampoco los de la tecnología. Por este motivo, cada vez son más frecuentes las llamadas tecnopatías o enfermedades tecnológicas. Aquí tienes algunos ejemplos que quizás tú podrías estar padeciendo.

2Tensión ocular

La tecnología entra por la vista. Por eso, los ojos son los que más sufren de tantas horas frente a un dispositivo. Uno de los más habituales es la tensión ocular. Se manifiesta en síndromes como el enrojecimiento de los ojos, la visión borrosa y en casos extremos, se pueden llegar a sentir náuseas.

Permanecer mirando por horas las pantallas de un computador o televisor puede traer también problemas en los ojos. Los más comunes son: resequedad, tensión ocular, etc.

La recomendación es realizar pausas activas para relajar los ojos de la exposición a estos elementos.