Ya ha pasado la resaca de escuchar y ver cómo Isabel Pantoja se abría en un horario de máxima audiencia. Contaba uno de los momentos más complicados de su vida y que todavía no ha podido olvidar. Gracias a ello se han generado muchos comentarios y como no, las redes sociales han estallado en gran medida.

Pero no solo por el tema privado de Isabel Pantoja sino también por todo lo que venía sucediendo desde hacía ya un tiempo. Es más, desde casi el principio del concurso, siempre se ha dividido la audiencia entre los más fans y los más críticos. ¡Si es que no se le puede gustar a todo el mundo como bien sabemos!.

Los amagos de abandonos de Isabel Pantoja

Todo el mundo habla de ello y es que Isabel Pantoja ha querido abandonar varias veces en lo que va de concurso. Sus compañeros están aguantando como campeones y es más, hay muchos de ellos que quieren continuar y así lo piden a la audiencia como es su amiga del alma, Chelo García Cortés. Pero Isabel, no. Ella ha anunciado en varias ocasiones que se iba del programa. La primera vez fue Jordi González quien la convenció de que se quedara un poco más.

Ella estaba nominada y nunca se sabía lo que iba a pasar. Pero sucedió que se salvó y a los pocos días, volvió con el mismo sentimiento de lloros y ganas de salir de la isla y volver a España. Pero en ese caso fue Carlos Sobera quien le comentó que quizás si lo hace así, mucha gente se sienta defraudada. Por lo que la cantante volvió a quedarse en tierra.

El ataque de ansiedad y un nuevo ‘abandono’

Pero en esta ocasión, todo parecía diferente. Ya no era realmente que echara de menos a su familia, que también, ni tampoco por el problema de sus rodillas. Sino que en este caso, se le juntaba que una fuerte crisis se había llevado sus ilusiones de seguir en el programa. ¿Por qué motivo?. Pues sencillo, ya que ella misma lo comentó.

Aunque no quiere ponerle nombre, sabemos que Isabel Pantoja estuvo privada de libertad durante un tiempo. Por lo que en estar en la isla sin poder hacer tus cosas diarias o sin estar realmente con la cabeza ocupada, le hace pensar en aquel tiempo. Un tiempo que no ha superado y que todavía hace que tenga muchas pesadillas y que no soporte el quedarse a oscuras. ¡Quizás al conocer más esta historia, la gente cambie ligeramente de manera de pensar!.

Las redes sociales atacan a Isabel

Todos sabemos que en las redes sociales nos vamos a encontrar con opiniones de todo tipo. Pero muchas de ellas iban coincidiendo, justo cuando se supo que esta semana, Isabel Pantoja quería abandonar de nuevo. Es cierto que parece que un día sí y otro también, la tonadillera está pidiendo que la saquen de allí. Si lo vemos de este modo, está claro que termina por cansar.

Si bien se cree que la cifra que cobra cada semana es más que elevada para ser pronunciada, muchos no entienden que se esté quejando como lo hace. Además de ello, hay otros usuarios que lo que no entienden es que sea el programa quien realmente parece que no la quiere dejar ir. Aunque como confirmó Jorge Javier, está siendo una de las ediciones más vista y rompiendo todo tipo de récord en audiencia. ¡Quizás todo esto tiene algo que ver!.

Algunos de los comentarios que se han visto en internet comentaban lo siguiente: “¡Qué injusto que siga sin hacer nada, mientras que otros que se quieren quedar, se vayan!”. “La estrategia de Isabel Pantoja”. “Qué raro, la Pantoja diciendo que se quiere ir”. “Me ha parecido muy sobre-actuado la escena de la Pantoja diciendo que se quiere ir”. “La Pantoja me está dando mucho coraje con esos llanto tan exagerados”.

Isabel Pantoja tiene a la gente dividida

Es cierto que los comentarios han sido bastante dispares. Pero algunos de ellos también tenían frases y mensajes bastante contundentes y un tanto fuertes. Aún así, todo se calmó ligeramente cuando escuchamos de primera mano el porqué de tanto abandono que sí y que no. Algunos de los usuarios llegaron a entender el motivo de la cantante y se mostraron más compasivos. Claro que no todos ellos, ya que otros, mantuvieron sus ideas de igual manera. Isabel Pantoja vuelve a levantar pasiones pero también generar algún que otro odio entre la multitud. Ella se suele venir arriba cada vez que escucha sus aplausos y como no, cada vez que ve cómo la gente está de su lado al ser salvada por el público. Ahora que ha contado lo que le ocurre, ¿serán las redes sociales más comprensivas?, ¿tardará mucho Isabel en volver a querer marcharse?.