Aunque se asegura que, de momento, no hay riesgos energéticos para España (sí, el mismo gobierno que también decía que no había crisis…), por precaución se pretende ahorrar gasolina bajando los límites de velocidad. Esta es una de las medidas, aunque no es la única (el debate de limitar a 30km/h la circulación en ciudades, e incluso bajarlo más, es algo que aún está abierto), que se pondrá en marcha a partir del día 7 de marzo. Así, a partir de ese día la limitación de velocidad máxima en autovías y autopistas será de 110 km/h, en lugar de los 120km/h actuales.

Esto obligará a modificar todas las señales de tráfico, que se cambiarán “de forma urgente” en todas las autovías y autopistas de España. Esta medida, no obstante, será transitoria (o así se contempla en un primer momento), aunque el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho esta mañana que no se sabe cuánto tiempo permanecerá en vigor. Sigue leyendo


Con el fin también de ahorrar combustibles fósiles, se rebajarán los precios de los trenes de cercanías y media distancia de Renfe un 5%, de esta forma se intenta aumentar el uso del transporte público. Esto último ocurrirá en toda España, excepto en Cataluña, ya que allí las competencias del transporte las tiene asumidas la Generalidad.

Todos sabemos que el litro de gasolina cuesta de media ya 1,284 euros, y el de gasoleo, 1,247, acercándose a máximos históricos. Si continúan las revueltas en oriente medio y zonas de África, podría incrementarse aún más, lo que haría palidecer a muchas economías y tendría unas consecuencias a escala global imprevisibles.

Alcance: España