Como bien sabemos, el Alzheimer es una enfermedad degenerativa, ya que lleva un deterioro cognitivo como la pérdida de memoria. La enfermedad va deteriorando en sí el cerebro y sus capacidades mentales. Se trata de una enfermedad que tristemente no tiene curación posible.

Aunque es cierto que la duración de vida del paciente puede variar en función de a qué años comiencen los síntomas, si la enfermedad es más severa o menos en sus primeros años, etc. Siempre hay diferentes factores que no nos dejan hablar de términos fijos. Pero lo que sí sabemos son los síntomas más comunes que debes tener en cuenta.

Dificultades a la hora de planificar

alzheimer-operaciones

Tanto la idea de planificar como de resolver ciertos problemas, se vuelve más complicado. Tanto que en ocasiones la persona puede ver cómo su manejo con los números ya no será el adecuado. Habrá cambiado y es que ahora, hasta no reaccionará bien cuando tenga que dar un cambio o tenga que pagar una cuenta. Pero también en su día a día se pueden ver esta sucesión de fallos. Por ejemplo, en el tema de la cocina.

Una receta que antes sabían a la perfección, se les irá olvidando ligeramente. No conseguirán terminarla si antes no miran o preguntan por ella. Lo que las tareas habituales les llevarán mucho más tiempo del que les restaba antes. No hay que confundirlo con tener algunos fallos en operaciones numéricas, pero darnos cuenta un tiempo después. Por esto último sí puede ser parte de algún despiste.