Estudios para diagnosticar la celiaquía: Biopsia intestinal

La biopsia intestinal es un estudio bastante simple, sólo que un poco molesto pero no es necesario aplicar anestesia inclusive en el caso de los niños muy pequeños, a ellos sólo se les da un suave tranquilizante.

Se trata de obtener una pequeña muestra de la mucosa del intestino delgado, es una técnica ambulatoria, sólo se retiene al paciente una horas para observación luego de realizada la biopsia.

Es una intervención peroral, (se hace a través de la boca); la persona debe ingerir una cápsula que está unida a una sonda lo que puede llegar a generar nauseas por lo que muchas veces se recomienda que previamente al estudio se ingiera algún medicamento para los vómitos.

Los médicos exploran mediante radiografías para corroborar que la cápsula haya bajado hasta las primeras porciones del intestino, el duodeno-yeyuno y una vez depositada se obtiene una pequeña porción de la muscosa para luego analizarla bajo el microscopio.

La primer biopsia se efectúa cuando el paciente acude por primera vez a consulta con síntomas que hacen sospechar la presencia de la EC, en esta se verifica la existencia de una atrofia de las vellosidades del intestino y cuando el resultado es positivo de ahí en más se procede a la eliminación de todo alimento con gluten de la dieta diaria.

Pero para establecer un diagnóstico definitivo es de suma importancia realizar una o dos biopsias más , luego de pasados 2 años de la primera intervención y el cambio en la dieta se realiza una provocación con gluten para verificar la reacción del organismo, normalmente se genera una atrofia de las vellosidades pero esta vez sin síntomas.

La tercer biopsia es para confirmar esta recaída, en general se la efectúa pasados unos 6 meses o antes si aparecen los síntomas o se generan otro tipo de alteraciones.

Comentarios
¡Síguenos en Facebook!