Sin duda, todos sabemos que Supervivientes es uno de los concursos más extremos que hay en la televisión. Los concursantes son abandonados en una isla, tienen que sobrevivir haciendo fuego, comiendo pescado y en ocasiones crudo, un puñado de arroz y poco más. Es toda una aventura, sí, pero a muchos de ellos les ha dejado graves secuelas.

No hablamos solo del físico, sino también dando un paso más allá, podemos encontrarnos con que su vuelta es más complicada de lo que imaginamos. Por eso hoy hablamos de todas esas secuelas que cada concursante tiene que afrontar cuando vuelve a su normalidad. ¿Quieres saber de cuáles se trata?

1Cambios en el peso

yiya

Es una de las primeras secuelas que se dejan ver. A los pocos días de estar en la isla, notamos cómo todos ellos comienzan a bajar de peso, aunque algunos más rápido que otros. Pierden grasa y masa muscular, ya que todo el cuerpo se ve alterado con el cambio tan repentino. Los hidratos de carbono que tan importantes son, hacen que se debiliten más rápido.

Pero es cierto que a la vuelta el cambio también es bastante notable pero a la inversa. Son varios los concursantes como les ha pasado a Yiya o a Ferre en esta edición de Supervivientes, que al poco tiempo de estar en casa, ya había vuelto a recuperar algunos kilos de peso. Parece que el efecto rebote estaba esperándolos tras la puerta.

Atrás