Lo concursantes de Supervivientes 2019 ya llevan más de un mes en la isla, es por ello que los estragos en su cuerpo empiezan a ser más notables. Aunque no en todos por igual, pues un ejemplo de ello es el moreno de Isabel Pantoja, la cual es la más morena de toda la isla. Pero los cambios físicos en algunos de sus participantes nos tienen alucinados.

Supervivientes 2019

concursantes-supervivientes-2019

Todos conocemos la dinámica de este reality show, duras pruebas, días al sol, mucho hambre, y peleas casi diarias. Puede que ese sea el motivo por el que nos gusta a todos, las verdades a la cara. Y parece que eso solo pasa cuando los concursantes están sufriendo por hambre. Supervivientes 2019 está consiguiendo reportar unos grandes beneficios a Telecinco, algo de lo que tiene mucha culpa Isabel Pantoja.

Intentamos pensar qué es lo que más nos gusta de este programas, y lo primero que se nos viene a la cabeza es decir, las pruebas. Pero lo pensamos un poco más y decimos, las peleas, y es que por más que tratemos, no nos decidimos. Algo muy importante para el programa de Supervivientes 2019, al igual que en antiguas ediciones, es comparar el peso, la figura y el moreno del cuerpo. Pues después de haber pasado un mes, es cuando comienzan a notarse los estragos del hambre.

Es por ello que a algunos concursantes no se les ha hecho tanto bombo con el momento volver a verse en el espejo. Ese ha sido el caso de Aneth y Loly Álvarez, de las que ni siquiera conocemos los datos de diferencia en su paso por la isla.

Problemas de salud en Supervivientes 2019

violeta-fuera-convivencia

Los médicos del reality de Supervivientes 2019 están muy al pendiente de los concursantes, pues debido a la falta de comida y el calor, tienen que estar muy controlados. Antes de comenzar el programa, en España se les practican unos exámenes médicos a todos y cada uno de ellos. De esta forma se comprueba que están sanos y fuertes como para poder soportar las adversidades.

Pero durante el desarrollo de Supervivientes 2019, hay ocasiones en las que suceden cambios en su salud, que no han podido predecir. La que parece que más está sufriendo es Violeta Mangriñán. La valenciana tuvo que abandonar la palapa en la última gala de Supervivientes, y no volvió.

En un principio, ella acudió al igual que todos sus compañeros, pero derrepente, durante una conexión notamos su ausencia. Lara Álvarez quiso calmar a sus familiares diciendo que estaba siendo revisada por los médicos, y que no se preocuparan porque todo estaba bien.

Violeta no volverá a la isla para la unificación

Pero durante el transcurso de Supervivientes, Violeta no volvía, y una vez más Lara Álvarez dio las explicaciones a sus familiares. Lila Mangriñán, su hermana menor y defensora desde España estaba realmente preocupada. Al parecer, Violeta está apartada de la convivencia, y le tienen puesto suero. Están a la espera de ver cómo reacciona, pues está con una bajada de tensión muy importante.

Por el momento, han informado que sigue concursando en Supervivientes, estará en un hotel, pero le pondrán una estricta dieta mientras procuran que se recupere. Esta no ha sido la primera vez en la que apartan a la valenciana de sus concursantes. Pero Violeta es fuerte, y luchará por continuar en el programa y volver a los brazos de Fabio.

Los cambios más drásticos en Supervivientes 2019

supervivientes-cambio-fisico-isabel-pantoja

Aunque aún quedan muchos concursantes en la isla, son algunos de ellos los que más destacan en su pérdida de peso. Isabel Pantoja es a la que más se le ha notado su drástico cambio. Sobretodo su impresionante moreno, pero también luce muchísimo más joven gracias al peso que ha perdido. Aunque están comenzando a aparecer las primeras canas, ella las disimula perfectamente en una coleta.

Carlos Lozano ha sido otro de los que ha sufrido un gran cambio. Ha perdido varios centímetros de cintura y barriga, a causa de su gran bajada de peso. Además, ahora luce un rostro mucho más afilado, y unas arrugas menos marcadas. Su gran enemiga, Dakota Tárraga, ha sido la más evidente. La joven ha adelgazado bastante, y donde más se puede es, al igual que Lozano, en su rostro. Pero los cierto es que la diferencia en su cintura, caderas y sobretodo los muslos es evidente. Atrás quedó esa tonalidad tan blanca que lucía en su piel cuando llegó a Supervivientes 2019.

Los cambios menos notables de Supervivientes 2019

Violeta Mangriñán y Jonhatan han sido en los que más complicado resulta notar el cambio. Aunque si ponemos una foto del antes y el después, todo cambia. Cuando el hijo de la es novia de Kiko Matamoros se miró en el espejo, sus ojos fueron reflejaron un gran asombro. “Madre mía… tengo más raspas que un pescado” decía al ver sus pronunciadas costillas.

Violeta aún es concursante en Supervivientes 2019, por lo que aún no se ha podido ver a sí misma. Pero hay ciertos detalles que denotan este cambio en la valenciana. El bikini que le quedaba ajustado en los brazos, ahora le está caído. Su cara está mucho más afilada, al igual que la de otros compañeros. Los huesos de su cadera comienzan a notarse y su abdomen se ve más marcado.