Los presentadores de informativos también tienen esos momentos un tanto incómodos. Porque a pesar de que la gran mayoría se perfilan como grandes profesionales un despiste siempre lo pueden tener. En ocasiones todo llega por su parte y en otras, por causas ajenas. Pero también hace que sean ellos mismos los que se lleguen a ruborizar ante las cámaras.

Así que hoy, hemos querido hacer un repaso por esas situaciones en las que los periodistas se han puesto un poco colorados. Aunque la gran mayoría no tanto y lo han explicado de la mejor manera que ellos saben. ¡Si es que parece que están dispuestos a todos ante una cámara! Saben bien lo que les espera y como tal, eso de aparecer en todos los zappings es algo a lo que tienen que acostumbrarse.

4“¡Cuánto cabrón!”

Lo cierto es que si los presentadores experimentados pueden hacer caso omiso a algunas meteduras de pata, otros no. La verdad es que en ocasiones tampoco va en ello sino en querer hacerlo todo muy bien, ser perfeccionista nato y finalmente darte cuenta de que no puede ser por diversos factores.

En este caso, hablamos de otro de los momentos que se recuerdan en el mundo de la tele. Era la clausura de los Juegos Olímpicos de invierno. Se veía como estos habían terminado y el presentador comenta hasta la canción que ponía el broche final. Dicho presentador está despidiendo ya su conexión y el programa en sí.

Pero escucha una serie de risas y claro, piensa que son sus compañeros que le están gastando algún tipo de broma por lo que suelta en directo: “¡Cuánto cabrón!”. Pero rápidamente se da cuenta de que ha metido la pata, porque a través del pinganillo le dicen que están en directo. Así que la cara delata que está más que avergonzado por las palabras dichas.