Es cierto que muchas veces Jorge Javier Vázquez ha estado en el ojo del huracán. En ocasiones por sus comentarios y desplantes. Algo que él considera como ‘humor negro’ y ya lo hemos visto en el último enfrentamiento que tuvo con una de las concursantes de ‘Supervivientes 2019’, Dakota.

Es cierto que el presentador, después de semejante situación, pidió perdón. Tanto al padre de la concursante como a ella misma. Pero en este caso, era Yola Berrocal la que se sentaba en el plató para hablar de su nueva vida y de esa nueva motivación que tiene en ella. Aunque parece que a Jorge Javier solamente le interesaba una sola cosa y no era la vida de Yola.

Yola Berrocal se sienta en el plató para hablar de su nueva vida

Es cierto que a Yola Berrocal la hemos visto en varios trabajos y en numerosos programas de televisión. Además, sus momentos más íntimos o sus parejas siempre han sido noticia. Quizás porque a lo largo de su carrera televisiva ha dado mucho de sí, las burlas continúan estando presentes. Unas burlas que han salido de nuevo en el programa de hace una semana.

Es cierto que en un principio, Yola iba a sentarse al lado de Jorge Javier para hablar de su nueva vida o faceta en la vida. Parece que ahora se ha convertido en una gran deportista. El deporte le ha devuelto la ilusión tras unos años complicados, por la muerte de un familiar muy cercano y a la que quería muchísimo. Ahora, Yola le ha dado un giro a su vida y se ha convertido en una atleta bien preparada.

Está junto con un entrenador y ya ha participado en la conocida ‘Farinato Race’. Se trata de una carrera de obstáculos bastante complicada, pero donde quedó en un muy buen cuarto puesto. Lo cierto es que parece que ella le está dedicando el tiempo necesario y que está siendo toda una cura para Yola. Por eso, llegaba con mucha gana de contárselo a Jorge Javier, pero quizás esto no tenía esas mismas ganas en escucharla.

Jorge Javier y los colaboradores sacan su lado más sarcástico

Después de que Yola estuviera comentando, tanto solo unos minutos, todo esto de su nueva vida y de ese giro inesperado que le ha dado a su día a día, Jorge Javier parecía no atenderla ni entenderla. Por lo que le preguntó: “¿Hablas raro, no Yola?”. A lo que la invitada, no tuvo más que contestar. Se notaba que estaba un poco incómoda pero aún así, no esquivó la pregunta del presentador:

“Sí, llevo una dentadura provisional”. Algo que ha desatado las sonrisas de algunos de los colaboradores. Ya que la han visto ‘rara’ desde un primer momento y comentaban que eran unos dientes más grandes de lo normal. Pero claro, sea como fuere, cada uno de ellos deberían mirarse a un espejo antes de criticar o reírse. Así mismo, esto es lo que se pudo leer en algunas redes sociales ante el bochornoso momento del programa.

Yola se apresuró a decir que cuando tenga sus dientes serán pequeños y bonitos. Ya que como aclaró está arreglando la boca y en este caso, todo es provisional. Además, terminó diciendo: “Lo importante no es el físico, sino el interior”. Claro que a Víctor Sandoval no le sirvió esta frase sino más bien lo contrario ya que soltó un:”¡Y eso lo dices tú!”. Sin duda, Berrocal no estaba nada cómoda con las risas y comentarios de todos los colaboradores.

La pregunta que incomoda a Yola Berrocal

Si bien ya no estaba siendo una noche propicia para Yola, es cierto que todavía quedaba una pregunta más, que no debería haberse formulado. De hecho, muchas publicaciones y redes sociales se han hecho eco de la misma. Todos se quedaron de piedra cuando se escuchó: “¿Y esos dientes te impiden hacer felaciones?”.

Jorge Javier no frena a su ‘cortijo’

Es cierto que la pregunta no salió de la boca de Jorge Javier, pero la gente no entendía cómo podían dejar que fuera formulada. Ya no solo por el presentador sino también por los directores del programa. El público consideraba que la entrevistada estaba siendo humillada de una manera clara. Nadie sacaba la cara por Berrocal mientras Lydia Lozano hasta se acercó para ver los dientes más de cerca. Después de apenas unos 10 minutos, el programa terminaba y Yola tenía que decir adiós, sin creérselo. Poco tiempo, muchas risas a su costa y allí nadie decía nada de una entrevista con poco fundamento.