De un tiempo a esta parte, vemos como se multiplican en nuestras ciudades los hoverboards y los patinetes eléctricos. La movilidad urbana ha cambiado, y si antes las opciones eran muy escasas (transporte urbano o bicicleta) ahora, gracias a la tecnología, podemos escoger un poco más. Pero, si todavía no tienes clara la diferencia entre un hoverboard y un patinete eléctrico, nosotros te las contamos y te decimos las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

El manillar

El patinete eléctrico tiene un manillar similar al de una bicicleta
El patinete eléctrico tiene un manillar similar al de una bicicleta

Aunque el hoverboard y el patinete eléctrico pueden parecer lo mismo, se distinguen en muchas cosas.

El hoverboard tiene dos ruedas laterales en paralelo y no tiene manillar. El patinete eléctrico también tiene dos ruedas, pero una en la zona delantera y otra en la trasera y sí tiene manillar.

De hecho, en el caso del patinete el manillar es lo que te permite maniobrar y tiene un freno muy similar al de una bicicleta. Sin embargo, en el hoverboard el movimiento se hace a través de tu propio equilibrio y la inclinación de tu cuerpo.

El freno

El hoverboard no tiene freno como tal, tienes que aprender a frenar con tu propio cuerpo pero sin perder el equilibrio
El hoverboard no tiene freno como tal, tienes que aprender a frenar con tu propio cuerpo pero sin perder el equilibrio

Como hemos dicho antes, el patinete eléctrico tiene un freno como el de una bicicleta. Si quieres frenar, deberás pulsarlo con cuidado, especialmente si vas a mucha velocidad.

En el caso del hoverboard no tienes freno como tal, para reducir velocidad tendrás que quedarte quieto y sin imprimir fuerza con las piernas. Incluso tendrás que echar tu cuerpo un poco hacia atrás para frenar.

Ojo, por que en el caso del hoverboard tendrás que hacer la maniobra del freno sin descompensar el equilibrio o podrías caerte.

Facilidad de uso

A priori, el uso del hoverboard es bastante más complicado que el del patinete eléctrico
A priori, el uso del hoverboard es bastante más complicado que el del patinete eléctrico

El hoverboard es mucho más complicado que el patinete eléctrico. Su movilidad está basada en el equilibrio, es decir que para girar, avanzar y frenar tienes que mover sutilmente tu cuerpo pero con mucho cuidado para no caerte.

En el uso del patinete no importa tanto el equilibrio. Funciona como un patinete pero sin esfuerzo ni impulso físico pues es electrónico.

En todo caso, en cuanto te acostumbres a cualquier de ellos seguro que es muy sencillo, pero a priori resultará más difícil el hoverboard porque exige una rutina postural a la que no estamos acostumbrados.

Potencia y velocidad

Un patinete eléctrico puede llegar a alcanzar los 45km/hora
Un patinete eléctrico puede llegar a alcanzar los 45km/hora

La potencia determina la velocidad, y en este caso habrá mucha diferencia entre la gama alta y la gama baja de ambos “vehículos”.

Si nos vamos a la gama baja, el hoverboard tiene un motor más potente, en torno a 250W que le permite alcanzar unos 15 kilómetros por hora. En la misma gama, el patinete eléctrico con un motor de menos de la mitad (120W) alcanzaría unos 12 kilómetros por hora.

Pero es curioso, porque si nos vamos a la gama alta, pasa exactamente lo contrario. El motor del patinete puede llegar a los 2000W mientras que el del hoverboard tan sólo alcanza los 800W. Las velocidades máximas, por lo tanto, serían de 45 y 20 kilómetros por hora respectivamente.

Cuestiones técnicas

La autonomía de estos "vehículos" también viene condicionada por la gama, alta o baja.
La autonomía de estos “vehículos” también viene condicionada por la gama, alta o baja.

Respecto a las cuestiones técnicas sucede un poco como con la velocidad, hay mucha diferencia entre la gama baja y la alta.

Los patinetes tardan de media en cargarse entre 2 y 8 horas (dependiendo de la gama y el modelo). En consecuencia, su autonomía es de 15 a 30km.

Los hoverboard en cambio son más rápidos en cargarse, tan sólo necesitan unas 2 o 3 horas, pero a cambio tienen una autonomía más reducida. Sobre unos 10 o 20km.

Seguridad

La seguridad depende de varios criterios, incluso del buen uso o no que uno le de. Aunque el hoverboard en teoría es más complicado de utilizar, el patinete alcanza mayor velocidad y eso puede ser potencialmente peligroso
La seguridad depende de varios criterios, incluso del buen uso o no que uno le de. Aunque el hoverboard en teoría es más complicado de utilizar, el patinete alcanza mayor velocidad y eso puede ser potencialmente peligroso

El criterio de la seguridad es complicado, ya que atiende a varias cuestiones.

Por una parte, podríamos decir que el patinete eléctrico es más seguro, ya que como hemos dicho no necesita tanto el equilibrio para hacerlo funcionar. Esto es una ventaja frente al hoverboard.

Sin embargo, como también hemos mencionado antes, el patinete eléctrico alcanza más velocidad, pudiendo llegar a los 45km/h, lo que lo hace un poco peligroso.

Precio

Los precios de estos "vehículos" son similares y vienen condicionados por sus prestaciones y si son de gama alta o baja
Los precios de estos “vehículos” son similares y vienen condicionados por sus prestaciones y si son de gama alta o baja

Como en muchos otros productos, el precio de estos “vehículos” depende mucho de lo que te quieras gastar. Y del precio que pagues dependerán las mejoras técnicas que hemos comentado antes: autonomía, velocidad, etc.

En todo caso, los precios son similares con una horquilla que va de los 150 a los 500 euros.

Además, otro criterio que, en ambos casos, condiciona mucho el precio es la marca.

Patinete eléctrico vs hoverboard

Ninguno es mejor que otro, tan sólo es cuestión de preferencias y del uso que le vayas a dar
Ninguno es mejor que otro, tan sólo es cuestión de preferencias y del uso que le vayas a dar

Entonces ¿qué es mejor? ¿Un patinete eléctrico o un hoverboard?

Probablemente no exista una respuesta ideal a eso. Depende del uso que le vayamos a dar nos interesará uno u otro. Hay adolescentes que lo quieren como una especie de juguete. Sin embargo, hay personas que lo utilizan como medio de transporte, para desplazarse por la ciudad o para ir a trabajar. En casa caso, interesará uno u otro. Es el uso, o el gusto, el que determina que sea más conveniente hacernos con uno u otro.

El hoverboard es como el último gadget tecnológico y es probable que a un adolescente le parezca mejor opción. Sin embargo, para ir a la oficina parece que se antoja mejor opción el patinete eléctrico por sus cualidades técnicas y porque incluso aunque se le agote la batería, siempre lo puedes utilizar impulsándote con el pie y nunca te dejará tirado. En todo caso, insistimos, es una cuestión de gustos.