Loco construye un iPhone desde cero con componentes de China

A todos nos gusta la tecnología, pero en algunos casos llega a ser demasiado cara y no siempre nos la podemos permitir. Además marcas como Apple renuevan sus dispositivos cada año y tener el último modelo de teléfono se vuelve todavía más complicado. Sin embargo, hay quien ha solucionado este problema poniéndole un poco de imaginación, como el chico del que vamos a hablar hoy, que ha conseguido construir un iPhone desde cero.

Si eres fan de los productos de Apple seguramente te guste estar siempre a la última en lo que a productos de esta marca se refiere. Pero eso implica gastarse entre 600 y 900 euros cada año para tener el teléfono más reciente y eso en muchos casos no es viable.

Lo que podemos hacer es agudizar el ingenio, como ha hecho Scotty Allen. En Internet puedes encontrar una gran cantidad de páginas que venden piezas originales de móviles Apple y otras marcas para todos aquellos que necesitan hacer alguna reparación en su teléfono.

El caso es que a Scotty se le ocurrió que podía sacarle más partido a estas páginas y comprar todos los componentes para montarse su propio teléfono. Así que se puso manos a la obra y pidió todas las piezas necesarias.

Pero no sólo hacen falta piezas, para construir un iPhone desde cero también hay que contar con las herramientas necesarias. Como destornilladores de precisión para poder trabajar con los tornillos de pequeño tamaño e incluso una lupa para colocar correctamente las piezas más pequeñas.

En el vídeo que os hemos compartido podéis ver paso a paso cómo ha conseguido Scotty Allen crear su propio iPhone 6S de 16 GB a base de piezas compradas en un mercado de Haqiangbei en China. No sólo parece un iPhone sino que es un iPhone totalmente operativo y con las mismas piezas que lleva uno comprado en tienda.

Evidentemente no se trata de un producto original ensamblado por Apple y por tanto su venta no es ni mucho menos legal, pero para un uso propio puede servir perfectamente.

Scotty reconoce que en este primer prototipo se ha gastado unos 1.000 dólares al tener que hacer varias pruebas hasta conseguir el resultado idóneo. Pero que después de dar con la clave para montar el teléfono correctamente ahora podría hacerlo por 300 dólares.

Desde luego hay que reconocer que a Scotty no le falta ni imaginación ni valor, porque hizo una gran inversión sin saber si al final iba a conseguir los resultados que buscaba o si se iba a quedar sin 1.000 dólares y sin teléfono.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

¡Síguenos en Facebook!