El concepto de frustración se define como el sentimiento que se genera en un individuo cuando no puede satisfacer un deseo planteado. Algo que podemos extrapolar a cuando compramos por Internet. Es decir, esa frustración que tenemos cuando lo vemos por la pantalla y lo que nos llega a casa. O lo que es lo mismo, lo que esperar, y la realidad. Por eso dicen que en esta vida lo mejor es no ponerse expectativas. Porque la realidad siempre supera a lo que pensamos.

Y esto ocurre mucho cuando compramos por Internet. Seguro que nos ha pasado mil veces. Lo vemos en la pantalla del móvil, nos encanta y lo compramos. Estamos expectantes a cuando llegue. Una vez que está en casa, abrimos la caja y…sorpresa. ¿Pero esto qué es? Y es que no tiene nada que ver lo que compraste con lo que llegas.

2Espejo comprado por Internet

Otro ejemplo de que el tamaño, cuando se compra por Internet, sí que importa. Ahora se trata del caso de una chica que quería comprar un espejo.

La verdad es que era el complemento perfecto para ver tu cuerpo entero. Así podría ponerse cualquier traje y comprobar qué tal le quedaba.

Sin embargo, cuando recibió el pedido nada era lo que parecía. El espejo era mucho más pequeño de lo que parecía. Ahora bien, con buen humor, esta chica decidió que el espejo le serviría como espejo de cara. Un claro ejemplo de que a veces comprar por Internet no es lo que parece.