No ligo ni en Tinder. Una frase divertida pero que cuando se convierte en realidad es toda una pesadilla. Y es que muchas personas dicen que lo de ligar en las redes sociales es fácil. Sin embargo, hay gente que ni por esas. Quizás es porque estés haciendo las cosas mal. Por eso, te vamos a dar una serie de recomendaciones para que puedas llenar tu agenda con nombres de posibles ligues.

Tinder es un aplicación de citas, encuentros e incluso se le puede considerar como una red social, con ella puede poner nota y conseguir una cita con la persona de mayor puntuación. Así como, la posibilidad de chatear con una persona que te ha calificado positivamente. Es bien fácil. Primero tienes que registrarte y rellenar tu perfil en el que puedes poner foto y los datos que tú quieras. Una vez hecho esto, Tinder busca personas que estén registradas cerca de ti y empieza el juego.

2Foto de perfil

La foto de perfil de las redes sociales es nuestra puerta de bienvenida. Por eso, no nos tenemos que pasar ni no llegar. Es decir, que no te tienes que mostrar muy sensual pero tampoco como una monja de clausura. Por eso, como todo en la vida, en el punto medio está la virtud. Ojo, también dependerá de la ciudad donde estés. Aquí tienes un mapa de dónde es más fácil ligar.

Los que aparecen en sus fotos sonriendo tienen un 14% más de posibilidades de causar un impacto positivo, así que si quieres conseguir algo, mejor olvídate de las miradas acero azul o de las poses sobre afectadas. Según el big data de la compañía, lo mejor es la naturalidad y contagiar el buen rollo. Tampoco hay que pasarse mostrando una foto en Tinder de casi como Dios nos trajo al mundo.