Es algo que utilizamos todos los días y que aún así, no sabemos cómo se fabrica, salvo que hayas visto alguno de esos programas tipo “cómo se hace”. De todas formas, si has llegado hasta aquí es porque quieres saberlo, así que es lo que te vamos a contar.

toilet-paper-wallpapers-backgrounds-for-powerpoint

Para hacer papel higiénico, se utiliza papel reciclado. Sí, el que tiramos a los contenedores. Ese papel, va a una máquina pulpadora, es decir, que lo convierte en pulpa, machacando el material, y se le va añadiendo agua templada durante un período de tiempo que ronda, más o menos, los diez minutos. Después, el resultado se va colando, por si todavía quedan algunos residuos, como trozos de metal o plástico que se hayan podido colar.

Después, la pasta se va pasando por una máquina que sirve para inyectar aire, consiguiendo así generar una especie de espuma de color gris, que en un principio no parece nada agradable. No pasa nada, porque aún queda bastante proceso por delante. Esta espuma gris, se empieza a pasar por unos rodillos, que van eliminando el agua de la espuma, y haciendo que todo quede en una lámina que ya nos va sonando al papel higiénico. Aún así, se sigue pasando por otras cuchillas, para volver a cortarlas, y pasarlas por un blanqueador químico, del que vuelve a salir otra pasta. Eso sí, más blanca.

hqdefault (3)

Esa pasta blanca, se pone sobre unas láminas que sirven de secador, haciendo que se conviertan en el papel que ya conocemos, muy fino, de una décima de milímetro, y va pasando por los motivos que suelen grabarse en estos rollos, además señalar los cortes, para después, enrollarlo en el cilindro de cartón muy largo, que después se cortaría para dar lugar a los rollos de papel higiénico que tenemos actualmente en nuestros aseos y cuartos de baño.