Todo por un Like. Mi reino por un Me Gusta. Vivimos en la era del Instagram y todos los influencers quieren buscar popularidad y rentabilidad en las redes sociales. Ahora bien, a veces el tiro sale por la culata. Un refrán castellano que significa que pretendes hacer una cosa, pero de repente todo cambia. Y esto también pasan en las redes. Se buscan Me Gustas pero los seguidores te crucifican.

Lo de ser influencers es una profesión con su cara A y B. Y es que, si te lo montas bien puedes vivir como Dios. Fotos que buscan el Like fácil, como las de verano en piscinas. Tener una rentabilidad tremenda porque las grandes empresas se fijan en ti y te pagan mucho dinero por promocionarles. Ahora bien, también puedes cometer un fallo y todo se te vuelve en contra. Y es que, la línea entre el bien y el mal en las redes, es muy fina. Demasiado fina.

1Influencers en Chernobyl

Tras la emisión de la exitosa serie de HBO Chernobyl, han aumentando las visitas a la zona en la que ocurrió el peor desastre nuclear de la historia. Muchos de sus visitantes aprovechan para inmortalizarse cosechando más críticas que ‘likes‘. Y claro, allí están las influencers. Pero su búsqueda de Me Gustas, acabó en una paliza de críticas.

Este fue el caso de la modelo Veronica Chernova que encima posó casi desnuda, solo con una sábana. Su difusión en redes sociales de provocó que tuviera que eliminarlas tras el aluvión de críticas e insultos. Al parecer, tras la emisión de la serie, la contratación de estas visitas ha aumentado un 30% y las reservas de cara al verano han crecido un 40% respecto al año anterior.

Atrás