Rayos y aviones: las peores historias de miedo

Las historias de rayos y aviones son impactantes y es que dan verdaderamente miedo incluso escucharlas, así que ya ni imaginamos vivirlas. Claro está que, aunque a nosotros nos parezcan impactantes, realmente son más habituales de lo que pensamos. Es más, se calcula que por cada 1000 horas de vuelo ocurre un impacto de estas dimensiones sin que sea un peligro para los pasajeros. Pero, ¿Por qué?

Los aviones comerciales modernos tienen un sistema muy seguro llamado Jaulas de Faraday, que es efecto por el cual el campo electromagnético del interior del avión en equilibrio es anulado por completo, lo que significa que se anulan los efectos de los campos externos. Es por eso por lo que, aunque parezcan historias de miedo, realmente es más el susto que otra cosa. Claro está que esto no significa que algunos de los aviones sí se vean afectados por el impacto del rayo, pero son los que menos.

A continuación vamos a conocer algunos de los casos en los que los rayos han alcanzado a los aviones y han provocado más de un susto a sus pasajeros. 

De Río de Janeiro a París

 

 

avion-ocho

Las turbulencias suelen ser muy peligrosas, mucho más que los rayos. Un avión perteneciente a la compañía aérea de Air France pasó por una de ellas y desapareció. El vuelo ocurrió un lunes a primera hora de la mañana. Salió de Río de Janeiro pero jamás llegó a su destino. 

Los expertos dicen que es posible que un rayo alcanzase al Airbus A330, pero que era muy extraño que este fenómeno atmosférico pudiese acabar con un avión como ese. Sea como sea, el Airbus A330 despareció de la faz de la tierra y con él los 228 pasajeros, más los tripulantes, que viajaban en el avión. Una auténtica desgracia.