A lo largo de historia hemos podido conocer grandes estructuras simbólicas que para muchas naciones del mundo han tenido una influencia importante. Esta viene a representar su cultura, raíces, y en algunos casos, constituye el eje central de la identidad de los pueblos. Las pirámides de Egipto son uno de esos proyectos arquitectónicos de mayor arraigo que existe en la esfera global. Tiene una antiquísima historia que los seres humanos deberíamos por lo menos descubrir, porque también es un claro ejemplo de lo mucho que podemos seguir dando como sociedad.

Desde luego, disfrutar con lujos de detalles sitios emblemáticos como este debe ser una tarea sumamente complicada, porque a ciencia cierta hay numerosas vertientes sobre su origen que al sol de hoy, no son visibles para el conocimiento de todos. Hay detalles que merecen ser revelados, y pasa a ser un asunto de unidad, porque como bien sabemos el pasado es lo que define el presente, y la historia de la humanidad ha tenido misterios que no se pueden obviar. En el caso de estas tierras hablamos de faraones, reyes, disputas y luchas, que cualquiera quisiera descubrir, más allá de lo que se difunde en los medios televisivos o documentales historiográficos.

En tal sentido, la necesidad de estudiar las maravillas de Egipto se convierte en una aventura fascinante. De hecho, para los egiptólogos, como profesionales en el área de las ciencias en ese país, consideran que es una tarea llena de retos. Pero como nosotros pensamos en facilitarte las cosas, hemos decidido ofrecerte un compendio de principios teóricos muy relevantes que te darán las premisas sobre este increíble y antiguo lugar. Te vas a sorprender.

2La mayoría de las pirámides están construidas al oeste del Nilo

Si hay algo que debes saber para entender un poco más sobre la antigua cultura de Egipto, es que ellos por naturaleza son uno de los pueblos del mundo con más tradiciones simbólicas. De hecho, son sumamente arraigados a las creencias religiosas y supersticiones, que los orientaban en definitiva a la toma de decisiones. Es decir, esta manera de ser los llevaba a decidir qué hacer para lograr el bien de la Nación. Y no debería resultar extraño que la ubicación de las pirámides estuvieran guiadas por la mitología, porque es lo primero que se viene a la mente con la idiosincrasia.

En ese orden de idas, las pirámides fueron diseñadas en la orilla oeste del Nilo, qué quiere decir, que como las pirámides eran el último lugar para el descanso de los grandes faraones que tuvieron preeminencia en este siglo, era más que imprescindible que estuvieran cercanas al sitio donde sus cuerpos pudieran iniciar su viaje hacia el más allá. En términos más claros, Egipto es una tierra que consideraba que la vida después de la muerte, y el mismo sol, estaban enlazados, tenían un nexo que los unía.

Un caso especifico es Osiiros, el dios egipcio que está asociado con la trascendencia de hombre, y representa la fuerza y vigor de un nuevo nacimiento. Hay que recordar que con el tiempo se relaciona con el ciclo del sol, y la germinación de las semillas.