En ocasiones, podemos tener algún tipo de enfermedad como la anemia y no ser conscientes de ella. Esto es porque no solemos atender a las señales que nos deja el cuerpo. Ellas son bastante sabias y si nos ponemos a estudiarlas, veremos cómo pronto nos daremos cuenta de que algo no va bien del todo.

Los síntomas de la anemia pueden ser muy variados. Por eso, no debemos alarmarnos si tenemos alguno de ellos, porque también puede ser algo puntual y no derivarnos a ningún tipo de enfermedad. Tan solo te contamos los que se dan en mayor medida y son más indicativos de ello.

Frío en manos y pies

anemia-manos-y-pies-frios

¿Os acordáis antes cuando mencionamos la piel más pálida?, pues lo cierto es que todo tiene que ver. Porque hay síntomas que se van relacionando. Al no llegar la sangre de la manera que se espera, las zonas del cuerpo se van enfriando de una manera más rápida.

Es por ello que notaremos cómo las manos y los pies los tendremos más congelados que de costumbre. Pero ojo, no siempre esto significa que tengamos anemia, ya que por general puede deberse a una mala circulación o por algo puntual. Como bien decimos, no queremos asustar a nadie, solamente que debes conocer todo esos síntomas y cuando persisten o llegan unidos, entonces no está de más el pasarnos por la consulta de nuestro médico.