Los empleados de tu banco no siempre te van a contar todo lo que está en sus manos o lo que saben. Porque ellos tienen que seguir unos patrones, que no siempre favorecen al cliente. Pero desde luego, ellos tampoco es que tengan culpa, ya que las órdenes vienen de arriba.

Pero hoy hemos decidido que entiendas una serie de cuestiones o secretos que debemos tener en cuenta. Porque si ellos no nos los van a contar, no está de más que investiguemos por nuestra cuenta y descubramos todo lo que se cuece de puertas para dentro en los bancos. ¿Estás preparado?.

Las comisiones y precios por tarjeta se pueden negociar

A veces estamos sujetos a unas normas y ya no salimos de ahí. Claro que no es nuestra culpa, mientras que el banco así lo imponga tenemos que cumplir. Aunque siempre hay formas de poder negociar los precios y comisiones. Una de ellas es el poder tener dos bancos dentro de una familia. Puedes intercalar uno on-line y otro sucursal tradicional.

Al tener dos bancos ya puedes comparar precios y hacer las gestiones que te convengan. Domiciliando algunos recibos ya pueden recibir ciertas ‘compensaciones’. Controla siempre las comisiones de uno y de otro. Puedes negociar con el director de oficina, sobre todo si tienes en dicho banco la nómina, llevas un cierto tiempo con ellos, etc. Hoy en día hasta hay ciertas aplicaciones para poder comprobar todas las gestiones y saber si estamos o no ahorrando en nuestros bancos.