¿Sabes para qué sirve la tapa de los bolis BIC?

Quizás te hayas preguntado, en numerosas ocasiones, para qué sirve la tapa de los bolis BIC. Ya no solo la tapa en sí, vamos a aclarar que nos referimos a ese pequeño agujero que hay en ella. Hoy te va a sorprender, porque tiene una razón muy especial y que te va a encantar. Claro que muchos de nosotros la usábamos para poder jugar.

De hecho, hacíamos bromas con ellas, puesto que si soplamos siempre suelta una especie de silbido. Pero más allá de todo ello, siempre hay una razón más concreta y clara a todo ello. Parece que todo está realmente bien estudiado en los bolis BIC. Son muchas las curiosidades que rondan ese tipo de bolígrafos.

bolis-BIC

Para qué sirve la tapa de los bolis BIC

La tapa o el capuchón de los bolis es algo frecuente. Más que nada porque sirven para tapar dicho bolígrafo y poder guardarlo sin que nos escriba en superficies que no queremos. Hasta aquí todos estamos de acuerdo, pero todavía hay más. Parece que en este tipo de bolis vemos cómo un agujero se abre camino en la parte superior de cada tapa.

Como bien hemos comentado, no sería la primera vez en la que hacemos diversos ruidos con ella. Pero no, ése no es el uso que le han querido otorgar. Cuenta con un agujero porque es una forma de seguridad. Está ahí por si algún niño se lo traga, que pueda respirar. Si se queda la tapa atascada en las vías respiratorias, tendrá esa pequeña vía para poder seguir respirando y que no obstruya nada a su paso.

Además, si nos fijamos bien, en la parte del bolígrafo que sujetamos con las manos, también tiene otro pequeño orificio. Según parece, es para equilibrar la presión y que no haya ningún accidente. Es decir, que no haya fugas de tinta. Quizás no sabías de estos usos de los bolis BIC, pero parece que han pensado en todo y no solo, en ser nuestros mejores aliados a la hora de escribir. Parece que la seguridad está más que estudiada.

Usos de los bolis BIC

No podíamos dejar de hablar de los usos que les hemos dado a los bolígrafos. Sin duda, con ellos hemos escrito lo mejor de nuestra vida y en ocasiones, también un poco de lo peor. Pero es que además, los tenemos usado como cerbatanas para molestar a nuestros compañeros, con el lanzamiento de pequeños papeles. Las chuletas también iban integradas en ellos y hasta en esa época donde los cassettes eran protagonistas, nos ayudábamos de los bolígrafos para poder enroscar la cinta de lo mismos.