Parece que con la llegada del frío empiezan a aflorar los primeros dolores de garganta. No es nada grave, pero el dolor de garganta es un síntoma muy molesto que nos puede condicionar nuestro día a día generando mucho malestar.

No obstante, si el dolor de garganta es leve no debemos tomar antibióticos, ni por supuesto automedicarnos sin que nos haya visto un médico. Lo que si podemos hacer es preparar cualquier de los siguientes remedios caseros y la mejoría será más que evidente. Son remedios muy sencillos y a la vez eficaces.

3Baño caliente

El agua y el vapor de la bañera relajarán los músculos y reducirá el dolor de garganta

El calor del agua caliente en tu cuerpo es muy placentero en general. A veces, tan sólo el hábito en sí, nos reconforta y hace que nos sintamos mejor.

Pero además, el calor del agua y el vapor harán que los vasos sanguíneos se dilaten y esto ayudará a que los músculos se relajen reduciendo considerablemente el dolor de garganta.

Si echas unas gotas de algún aceite esencial en el agua, la sensación de bienestar también será mayor y enseguida notarás como te encuentras mejor.