El verano acaba de entrar y lo han anunciado como uno de los más calurosos del siglo. Los helados son algo a lo que seguramente recurras a la hora de refrescarte, y pese a la opinión generalizada, no tienen por qué estar reñidos con la dieta. Hay muchas recetas de helados caseros que consumidas con moderación pueden hacernos pasar un buen rato culinario y ayudarnos a bajar la temperatura.

El helado se puede hacer con crema fresca, queso blanco o yogurt o quizás, utilizando una base de crema pastelera. Perfumado con chocolate, vainilla, pistacho o fruta, también se puede enriquecer con fruta confitada o trozos de fruta fresca, chispas de chocolate o trozos de galletas. Se puede servir en un cucurucho, como sorbete o en un tazón con salsa, coulis o crema batida. Estamos seguros de que a estas alturas ya se te ha hecho la boca agua, así que vamos allá con las recetas

2Helado de naranja y vainilla

Este es un helado muy refrescante y sencillo de hacer.

Ingredientes principales

1 y ¾  tazas de leche de coco

2 naranjas medianas

4 cucharaditas azúcar en polvo

1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación

Pela y corta las naranjas. Extiéndelas sobre una bandeja y congélalas hasta que se endurezca.

En un procesador de alimentos, agrega la leche de coco y la mitad de los trozos de naranja congelados.

Mezcla hasta obtener una textura suave. Agrega los trozos de naranja restantes y continúe mezclando.

Añade el azúcar en polvo y el extracto de vainilla. Mezcla.

Ahora, viértelo todo  en un recipiente y ponlo a congelar durante aproximadamente 1 hora antes de servir. (El helado debe permanecer suave y cremoso).

Para que forme parte de una dieta un poco más sana puedes reemplace el azúcar en polvo por miel o jarabe de arce.