Desde hace un tiempo se ha venido hablando de la crisis de Gran Hermano. El formato que lleva casi veinte años en el aire, podría dejar de emitirse, o al menos tendría que estar un tiempo en cuarentena para blanquear su imagen y volver en otro momento en el que los anunciantes y los consumidores no relacionen su imagen con el caso de abuso sexual que sacudió al famoso reality de Telecinco en el año 2017.

1Fuga de anunciantes

La fuga de anunciantes ha supuesto la pérdida de muchos millones de euros a Telecinco

Como decimos, en la edición de Gran Hermano VIP que acaba de terminar, Telecinco ha sufrido una de las crisis más gordas que ha acusado el concurso en sus veinte años de emisión. Tras casi dos años de juicio, se hacía público el fallo de la justicia en la que se ponía de manifiesto la agresión sexual sufrida por Carlota Prado.

La concursante, que participaba en el programa de Telecinco en el año 2017, no solo fue agredida sexualmente, sino que Gran Hermano habría seguido grabando las imágenes mientras que esta se producía, y “obligó” a la concursante agredida a verlas. En los último meses además, se habría filtrado en las redes sociales, el vídeo en el que la dirección de Gran Hermano y algunos altos mandos de Telecinco le piden a Carlota que por su bien, y el de el agresor es mejor que guarde silencio.

Este hecho, es el que ha producido la “espantada” de anunciantes casi en bloque. Cerca de medio centenar de las compañías más habituales de Telecinco en prime time decidieron rescindir los contratos con el programa de Mediaset.

Atrás