Parece que eso de hablar de las pesetas ya queda en un mundo muy lejano. Pues sí pero ha sido nuestro dinero durante mucho tiempo. Claro que las nuevas generaciones ya lo tienen que escuchar de sus padres o incluso abuelos. Pero sea como fuere, siempre tendrá un bonito hueco entre nosotros, como no podía ser menos.

Aunque como bien decimos que el tiempo ha pasado, el banco considera que todavía hay varios millones de pesetas que no se han llegado a cambiar a euros. Pero si es así y todavía tienes en tu casa, aún tienes tiempo a lo largo y ancho de este año 2020. Recuerda que el tiempo también se acaba y que algunas de esas monedas, podrían tener precios sumamente superiores a lo que piensas.

2100 pesetas del 1983

100 pesetas del 1983

En el año 1983 se le dio la bienvenida a lo que siempre se le llamarían los ’20 duros’. Las 100 pesetas de toda la vida se convertirían en una nueva moneda, cómoda y que rendía mucho más que lo que hoy conocemos como un euro. Sin duda, ha sido una de las más guardadas cuando sobrevino el cambio de dinero, por lo que no está de más que las busques de nuevo.

Más que nada porque esos 100 se pueden convertir en más de 55 euros. Un buen pellizco para una moneda que se ha revalorizado con el tiempo, ya que en su generación sí que podíamos comprar varias cosas con ella, pero sin pasarnos. Una moneda dorada, que si perteneces a aquellos años, te traerá muchos recuerdos.