Una mujer se corta un dedo y se lo cuelga del cuello

Hay noticias impactantes y luego está una como ésta. Sin duda, ya avisamos que no se trata de ningún tipo de moda y que no se debe hacer prácticas como ésta. Más que nada porque son bastante peligrosas, por mucho que la protagonista haya querido sacarle hierro al asunto. La mujer de 30 años se cortó un dedo.

Sí, así como quien corta un trozo de filete que no nos duele en absoluto. Pues ella hizo lo propio para poder llevarlo de colgante. Una idea que solo se le ha ocurrido a ella y que la ha narrado a través de las redes sociales. Claro está que el impacto de la misma, ha hecho que corra como la pólvora vía internet.

dedo-colgante

Una mujer se corta un dedo y se lo cuelga del cuello

Aunque parezca una broma, no lo es. La mujer de 30 años que responde al nombre de Torz Reynolds decidió cortarse el dedo meñique de su mano izquierda. Claro que antes de hacerlo, lo insensibilizó para tomar conciencia de lo que sería su vida sin un dedo. Parece que dio resultado y que realmente ella no lo necesita, porque ya sabemos cómo terminó el pobre del dedo.

Parece que la joven ya llevaba unos años dándole vueltas a esta idea. Pero como bien hemos dicho, no sabía si se adaptaría a tener un dedo menos. Pasado el tiempo, decidió cortar por lo sano, y nunca mejor dicho. Cortó su dedo con una sierra, pero con un fin que le pareció muy “tierno”, según sus palabras. Colocó el dedo en un pequeño frasco con un líquido de alcohol, para mantenerlo más tiempo. Tras ello, y sujetándole una cadena, consiguió tener un nuevo collar en cuestión de minutos.

A lo que nosotros llamamos collar ella le ha puesto el nombre de “meneo”. Parece que a Torz le encanta entrar en polémicas y cambiar su cuerpo siempre que puede. Aunque sea con este tipo de mutilaciones. Es fanática de los tatuajes, algo que está realmente bien, pero quizás en este caso no tanto. Allá por el año 2014 ya protagonizó otra polémica. Se hizo un tatuaje en el antebrazo dedicado a su pareja de entonces. Al terminarse la relación, ella pensó en hacerle un regalo. Se arrancó el trozo de piel con el tatuaje de su ex y se lo envolvió en paquete de regalo.

Dice que hasta usó una letra totalmente diferente a la que tiene ella, para que no fuera descubierta a la primera. Pero claro, al ver el tatuaje en sí, seguro que se daría cuenta rápidamente. Lo único que echa de menos esta mujer es no haber visto la cara de su ex, al abrir su regalo. ¡Nosotros ni lo queremos imaginar!.