En la historia de la humanidad se ha podido presenciar a los mejores espías de los cinco continentes, sujetos que, sin lugar a dudas, eran inatrapables.

Se entiende como espías a aquellos hombres y mujeres que practican un conjunto de técnicas asociadas a la obtención encubierta de datos, información confidencial o cualquier tipo de secretos. Bien sea en una guerra o situaciones comunes, los secretos conseguidos pueden marcar el rumbo de la batalla, no necesariamente debe ser de armas, también puede ser política.

Todos los gobiernos de cada país siempre tienen algo qué esconder, algunas veces son acciones o estrategias que, de caer en manos enemigas, podrían condicionarlos completamente. Asimismo, las técnicas habituales del espionaje han sido, históricamente, la infiltración y la penetración, cuya finalidad permite el uso del soborno y el chantaje. En ocasiones, no les importa cuál sea el precio a pagar mientras la información deseada llegue a sus manos.

Vale acotar que la infiltración es utilizada para introducir unidades propias en las filas del contrario o blanco a investigar. La intención es que estos puedan suministrarles información de interés inmediato o potencial sobre las actividades, capacidades, planes, y proyectos del enemigo. Mientras que la penetración es usada, mayormente, cuando se quiere alguna información o datos confidenciales. En este caso, se utiliza a una o varias personas que estés adentro de la organización.

Los espías, a lo largo de la historia, han comprado información con dinero o con cualquier otra cosa de interés para la otra parte. Aunque hay otros que son poco ortodoxos y van directamente a la obtención de datos a través del chantaje. Este proceso se basa en coaccionar en la mente del contrario, con el fin de obligarlo a decir o hacer algo para que, contra su voluntad, colabore.

1Los espías más comunes

Los espías más comunes se dedican al área industrial, en la que encuentran, de forma ilícita, información netamente relacionada al desarrollo y fabricación de prototipos que la competencia quiere lanzar al mercado. Esto lo llevan a cabo con la intención de adelantarse a sus competidores en el mercado de un producto novedoso. Es por ello, que muchas empresas usan los contratos de confidencialidad. Seguramente porque sienten que con eso no los podrán delatar, debido a que enfrentarán consecuencias legales.

Ya conociendo un poco más sobre este trabajo, te presentaremos una breve lista con los mejores espías de la historia.

Atrás