10 animales bostezando, ¿cómo evitarlo?

Hoy vamos a poneros a prueba. Se trata de intentar conseguir que mientras estás mirando y leyendo este post no bosteces ni una sola vez. ¿Crees que lo puedes conseguir?. Si es así, háznoslo saber porque nosotros no hemos podido mantener la boca cerrada. Los bostezos son de lo más contagiosos y sino, que se lo digan al mundo animal.

No solamente nosotros somos los que hacemos este gesto de manera involuntaria. Lo podrás descubrir en esta selección de animales bostezando. Todos y cada uno de ellos despliega sus mandíbulas para dejar pasar el aire. ¡Disfruta con estas imágenes tan pegadizas!.

gato-bostezando

Gatito

Seguro que muchos de vosotros tenéis un lindo gatito en casa. Pues bien, ellos también nos dejan instantáneas tan especiales como éstas. Se pasan mucho tiempo descansando y antes de ello, siempre tendrán un hueco para que el bostezo aparezca.

Una manera perfecta de respirar de una forma rápida y espontánea. Además, suelen estar acompañados de un breve estiramiento que solo ellos entienden. En ocasiones cuando están medios dormidos, se estiran completamente y el sueño hace que ni se muevan.

Además en este caso también nos muestran su pequeña lengua y nos deleitan con una expresión de lo más cómica. Eso sí, no te fijes mucho en la imagen porque tienes que continuar sin bostezar todavía, un rato más entre otros nueva animales bostezando.

guepardo-bostezando

Guepardo

Parece que el guepardo tiene claro que está bastante cansado. Aunque quizás en ocasiones más que cansado resulta un tanto perezoso el tener que ponerse a cazar y hacer todo eso que hacen en un día lleno de rutinas. Hoy parece que no está para nadie.

En esta ocasión, si antes el lindo gatito nos dejaba un momento de lo más entrañable, en este caso quizás no del todo así. Más que nada porque le estamos viendo los colmillos plenamente y claro, no es algo que agrade sabiendo para que pueden usarlos.

Aún así, su posición es de lo más divertida. Parece que en esta ocasión, el bostezo le ha pillado de una manera de lo más cómoda. Echado sobre su espalda, el guepardo está preparado para relajarse, aunque tan solo sean unos minutos más.

hipopotamo-bostezando

Hipopótamo

Claro que si hablamos de simpatía, el hipopótamo se la lleva toda. Desde luego, no es uno de los bostezos más habituales pero él lo ha elegido así y por ello le aplaudimos. Sin duda, a una de bostezar, hacerlo con todas las ganas posibles.

Atrás quedan esos bostezos así, digamos delicados y tímidos, para dar paso a los bostezos del hipopótamo. En este caso, hasta lleva su cabeza hacia atrás para poder estirar bien la zona del cuello y disfrutar de un momento tan especial y corto como éste.

En este caso, la apertura de la boca es mucho más amplia que sus compañeros. La verdad que hasta nos duelen un poco las mandíbulas de tanto mirarlo. Aunque a él parece que todo lo contrario. Lo disfruta y eso se nota, así que, nosotros le dejamos con su bostezo.

lechuza-bostezando

Lechuza

Parece un mini-bostezo, pero ser lo es. La lechuza también bosteza y ahí queda la prueba. Aunque realmente hay que decir que todos los animales vertebrados tendrán este gesto entre sus rutinas habituales. Todos los que tengan columna vertebral, bostezan.

Así que las aves también tienen este privilegio. Separan el pico y la corta distancia de separación da la clave para una respiración perfecta en ese momento. La lechuza tiene claro que el sueño puede aparecer en cualquier momento y hay que estar prevenidas.

Una forma más que perfecta de dejarnos llevar por la pereza y que ellas, se la toman muy bien. Como no podía ser menos, abre el pico y cierra los ojos en este acto reflejo. Esperamos que tú todavía te mantengas en tu línea de no bostezar por el momento.

lince-bostezando

Lince

Antes hablamos de su primo directo y es que este felino llamado Lince también bosteza como el primer gatito que hemos visto, aunque nos deja a la luz unos dientes un tanto más afilados que su compañero. Del mismo modo, también sabe sacarle partido a este momento.

Un momento lleno de estiramientos que él sabe bien cómo hacer. Sin duda, puede ser que el sueño haga su aparición o bien, que termine. En ambos casos siempre es perfecto el dejarse llevar por un momento como éste, de pereza y tranquilidad.

Parece que el lince entre sus múltiples aventuras por el bosque, ha tenido tiempo para hacer un alto en el camino. Quizás cuando se despeje, irá en búsqueda y captura de nuevas presas para poder tomarse un suculento desayuno a modo de festín.

Comentarios
¡Síguenos en Facebook!