Perros en el diván

Los psicólogos para mascotas han dejado de ser un asunto excéntrico y frívolo. Los perros y gatos también sufren depresión, ansiedad, estrés y fobias, por lo cual hoy existe un profesional que sabe cómo tratar estas afecciones.

Estos especialistas analizan a la mascota, pero también a sus dueños, a sus hábitos cotidianos y su contexto. Esto le ayuda a comprender los motivos detrás de las conductas del animal y el modo para poder moficarlas.

¿Cuándo es que nuestro perro necesita de los servicios de un psicólogo de mascotas?

Las consultas más comunes son por hiperactividad, el perro no deja de correr, de destrozar muebles, ropa y todo lo que encuentra a su alrededor.

También se presentan casos de estrés o ansiedad, por ejemplo en casos de mudanza o la llegada de un nuevo miembro a la familia; ladridos que sobrepasan los límites de lo normal; y hasta fobias, por caso a los petardos o a los ruidos excesivos.

Perro triste

“Si dejó de comer, si aumentó o disminuyó su actividad, si bosteza, si tiene conductas de automutilación (como morderse la cola), si ladra excesivamente puede estar estresado”, advierte un especialista en la materia.

Según los entendidos, para todos estos casos es importante advertir el componente fundamental del ambiente y la actitud de los dueños de la mascota.

Los animales relacionan las actitudes de sus dueños y optan por llamar la atención. Suele ocurrir que sólo se les presta atención cuando ladran o saltan, por lo que el animal comprende que si se porta bien todos le ignoran.

Las sesiones pueden durar hasta dos horas y, en la mayoría de los casos, el profesional va hasta el domicilio de vive la mascota, donde evalúa cuándo come, dónde duerme y cuáles son sus comportamientos generales.

Muchas veces se trata de una cuestión de mal adiestramiento y jerarquías mal establecidas. Algunos especialistas no concuerdan, defendiendo el hecho de establecer métodos que no sean autoritarios.

Algunos de estos psícologos de mascotas también recetan ciertos medicamentos a los animales. Os recomiendo pasar por esta nota.

En definitiva no es poco común que dentro de una misma disciplina existan diferentes modos de concebirla y ejercerla. De lo que no cabe duda, es que en esta sociedad los seres humanos ya no somos los únicos seres psi.

Relacionado: Stress canino (I)