EL gato doméstico, científicamente conocido como “Felis silvestris catus“, es un mamífero carnívoro de tamaño pequeño, cuya convivencia con el hombre se remonta hace 9.500 años. Algunos de los nombres con los que se llama (cat,chat,gatto,etc.) derivan del latín vulgar “cattus” palabra que aludía a los gatos salvajes, a diferencia de los gatos domésticos que en latín eran conocidos como “felis“.

EL gato domestico es un conjunto rico de razas, hay docenas de ellas, algunas sin pelo o sin cola (resultado de mutaciones) todas con una variedad basta de colores. Los gatos son depredadores por excelencia, estos felinos pueden elegir para cazar y alimentarse de entre más de cien especies diferentes. El gato es un animal muy inteligente, posee la capacidad para ser entrenado y manipular mecanismos simples.

Los gatos se comunican mediante diferentes vocalizaciones (gemidos, silbidos, gruñidos), además de utilizar su lenguaje corporal. Se cree que el gato salvaje africano (Felis silvestris lybica), es el ancestro más cercano del gato doméstico actual.

El gato es uno de los animales más solicitados como animal de compañía, preferido por sus hábitos de limpieza, su bajo nivel de atención y cuidados para su manutención. Puede vivir en ambientes silvestres formando pequeñas colonias, desde tiempos inmemorables el gato acompañó al hombre, estuvo presente en las leyendas y mitología de diversas culturas como la egipcia, japonesa, china y escandinava.

Su instinto cazador hace del gato un animal independiente, los gatos domésticos capturan insectos, ratones y pequeños pájaros instintivamente, aunque generalmente no los consumen.

Fuente: Wikipedia