Invasión de la Avispa Asiática . La Consejería de medio ambiente de Andalucía ha alertado a la comunidad acerca de la posible llegada de la avispa asiática. El análisis se basa en los hechos irrefutables de la invasión que está sufriendo en el suroeste francés por parte de esta especie y es evidente que no tardarán en llegar a la región española.

El programa Andaluz de Control de Especies Exóticas Invasoras facilitará las claves para la identificación de esta especie a fin de localizarlas en cuanto lleguen a la región y actuar en consecuencia.

Esta avispa se distribuye en la actualidad en China, el norte de India e Indonesia y en tan sólo cuatro años se ha dispersado por más de 120.000 km cuadrados llegando a las costas del sureste de Francia e incluso invadiendo la zona central de este país, este es un claro signo del carácter invasor que tiene esta especie.

El verano pasado, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario anunció que habían sido hallados ejemplares de esta especie en Irún y alertaron inmediatamente a la Consejería de Medio Ambiente quienes respondieron implementando métodos para su detección precoz de modo que no lleguen a desplazarse hasta Andalucía.

La manera en la que se intenta combatir a estas especies invasoras es concienciando a la comunidad de la importancia que tiene alertar a Consejería en cuanto se vean estas avispas, ya que debido al carácter invasor que poseen las consecuencias de su paso por un lugar pueden ser trágicas para las explotaciones de la zona.

Existe una especie europea que tiene características similares a la asiática, sin embargo se diferencian en que la asiática posee el tórax y el abdómen completamente negros, a excepción del cuarto segmento que es de color amarillo. Sus ejemplares miden alrededro de 3 cm y la reina puede llegar a medir entre 3’5 cm y cuatro centímetros. Además, construyen su colmena sobre árboles, tejados de casas y en cada una pueden albergar hasta 1.500 avispas.

La presencia de estas avejas en zonas donde reinan otras especies, incluso donde existen grandes territorios dedicados a la explotación apicultora, puede afectar a estas especies de manera muy negativa. Las avispas asiáticas son sumamente agresivas y podrían provocar la extinción de gran parte de la población apicola de la región esto causaría graves daños en la producción de miel y un desequilibrio en el medio ambiente debido a que las abejas autóctonas son imprescindibles en la polinización de especies silvestres y de cultivos.

Esto deja en evidencia que la entrada de la avispa asiática en Andalucía “puede causar graves daños en el medio natural y mermar la producción de miel en numerosas zonas rurales de Andalucía, donde constituye un recurso económico significativo”.

La avispa asiática supone como toda especie exótica invasora una elevada peligrosidad para la ecología y economía del país.