Las historias de terror siempre han despertado controversias en los fanáticos: por un lado están los valientes que les encanta disfrutar de estas piezas audiovisuales, y por el otro vemos a un grupo de seguidores que mira desde lejos cualquier posibilidad de acerca a una sala de cine a ver películas sobre los muñecos diabólicos. Todos en algún momento hemos escucho esta nombre, en España o cualquier lugar del mundo se les llama Chucky.

Uno de los referentes inmediatos que tenemos acerca de este film fue realizado en el año 2019 con la película Childs Play, dirigida por Lars Klevberg y escrita por Tyler Burton Smith. Desde luego que siempre se ha tenido en cuenta la versión de los años 80 que es la que marca la pauta de los muñecos diabólicos en la gran pantalla. Este sí que se ha ganado al público pero con miedo, porque no se puede negar que hasta el mismo fanático que va a la sala de cine a ver la película sale con miedo. Porque es un personaje por demás escalofriante.

Lo cierto es que el cine ha vendido a un personaje que evidentemente tiene un fondo una historia que muchos ni conocen, pues la mayoría se quedan con las narrativas superficiales que se pueden difundir a través de dos horas de contenidos pero detrás, hay una razón de ser que el día de te hoy te vamos a dar a concomer. Así que es momento que te pongas cómodo, agarres unas palomitas de maíz porque esto se puso bueno. ¿Estás preparado para descubrir la historia escalofriante?

2Historia de terror

Lo que podemos conocer como la historia de uno de los muñecos diabólicos más influyentes en la historia, tiene un antecedente que cuenta la historia de Robert, se remonta a una casa familia en el Estado de Florida, Estados Unidos, esto ocurre en el siglo XIX. En el lugar vivía Robert Otto que un día común recibió un regalo particularmente agradable para él. Pues era un muñeco de trapo que muy pronto terminó siendo su mejor amigo. De hecho, el mismo niño le puso su mismo nombre con el fin de ser compañeros inseparables.

Según cuentan las personas que vivían en el sitio, este se trataba de un muñeco que estaba embrujado, porque al poco tiempo de tenerlo en casa, el chico empezó a tener comportamientos extraños. Hablaba con él como si fuera una persona normal. No obstante, en su casa comenzaron a suceder hechos inusuales, había cosas materiales que se dañaban, y el jovencito decía que era el muñeco.