Entrenar a cualquier edad nos llena de vida, es una de las actividades más provechosas que puede hacer el ser humano en pro de su salud y bienestar. Desde luego conforme pasan los años, el cuerpo se va adaptando a esos cambios biológicos y hormonales que son parte indispensable del crecimiento, esto es muy normal, y le sucede a todo el  mundo.

En definitiva, las rutinas que hagas cuando estás en plena adolescencia te van a garantizar que por ejemplo cuando legues a la adultez, puedas gozar de una extraordinaria salud física y mental, donde tu cuerpo tenga equilibrio. Desde luego, para llegar a esa plenitud es necesario forjar las bases, pues de ella depende que más adelante en unos cuantos años luzcas de maravilla, seas hombre o mujer.

Por supuesto que hay rutinas específicas, procedimientos que debes seguir al pie de la letra, y por si fuera poco tener la asesoría de un coach o lo que conocemos como entrenador, que sea la persona calificada para darte las herramientas necesarias y consigas resultados de impacto. Por otra parte, juega un rol la alimentación que tienes, la dieta, las frutas entre otros factores, como el estilo de vida que lleves. Te presentamos cómo debes entrenar teniendo en cuanta la edad que tienes.

2Cómo entrenar de los 30 a los 40

Conforme van pasando los años, nuestro índice de masa muscular va despareciendo en pocos grados, pero va minimizando. Hemos podido conocer que hay estudios que refieren que ese índice baja 3% en cada década que pasa. Sin embargo, no debes preocuparte, porque si lo haces los efectos mentales te pueden poner en apuros innecesarios, lejos de ver esa realidad, aun eres joven como para mortificarte en esos asuntos, así que échale más ganas porque si has estado cuidando de ti a los 20, tienes que haciendo igual o mejor porque esa es la idea, evolucionar.

Aquí tienes que entrenar mediante cargas progresivas, este es uno de los ejercicios favoritos de muchas personas. Pues se trata de realizar series y repeticiones de manera constante, eso es lo que definirá el avance. Por supuesto, la disciplina es necesaria cuando se trata de los ejercicios, porque te ayudan a gestiona y canalizar la energía que tienes en el cuerpo, y puedes liberarte de cualquier estrés, ya que siempre va a estar presente en todo, y más si eres una persona con ocupaciones en el trabajo, la familia, todos estos factores influyen de manera directa.

En esta edad a como de lugar tienes que aplicar una excelente alimentación, y descansar lo que más puedas. Cuida la postura porque estarías más propenso a sufrir lesiones, y evita daños a la salud que te pueda llevar al médico, cosa que no queremos.