Los peligros de las pilas abandonadas

Todos somos conscientes de los peligros de las pilas abandonadas. Lo somos porque es algo que se nos recuerda constantemente. Debemos de reciclar y de echar cada uno de los productos en el contenedor que le corresponde. Las pilas también uno para que no tengamos que dejarlas olvidadas en los cajones.

Aún así, quizás no está de más el seguir hablando y recordando los peligros de las pilas. Porque es una manera de concienciar a toda la población. Cuanto más cuidemos nuestro mundo, mejor nos responderá. Pero parece que todavía hay algunos despistados que no han tomado el camino correcto.

peligros-de-las-pilas

Peligros de las pilas abandonadas

El peligro viene dado porque las pilas contienen varios metales. Uno de ellos es el mercurio, que lo podremos encontrar tanto en las pilas de botón como en las llamadas alcalinas. Pero también hay que destacar otro compuesto que es el cadmio y éste se dejará ver en las pilas recargables. Pero no solo ellos, sino que una pila lleva más de todos los que no son nada buenos para el medio ambiente.

De ahí que tengamos que pensar en que si las dejamos abandonadas, traerán graves consecuencias. En un primer momento, sí es cierto que la pila viene recubierta y está a salvo. Pero al pasar el tiempo, siempre hay factores que hacen que se vaya descomponiendo. Tanto la humedad como el sol harán que dicha pila libere todas las sustancias nocivas que hemos mencionado. Si echas las pilas a la basura normal, éstas llegarán a la tierra.

Lo que, a priori puede parecer algo básico, estaremos contaminando dicha tierra por culpa del mercurio de cada pila. Si esa tierra produce alimentos, no es de extrañar que lleguen a nuestro cuerpo y que se convierta en un mal mayor, ya que nos puede afectar a los órganos vitales. Sí, se trata de un círculo que hay que ir frenando poco a poco porque las consecuencias pueden ser más dañinas de lo que imaginamos.

Cuando se van acumulando en los vertederos, la cubierta de las pilas se deshace. Por lo que de nuevo estamos hablando de que sus ingredientes más contaminantes salen a la luz. Tampoco se pueden quemar porque contaminarían el aire. Así que, debemos hacer caso a las recomendaciones siempre. Lo mejor es asegurarse que van a su contenedor, porque solo ahí se podrán llevar a un lugar seguro. Entérate bien porque en muchos lugares hacen una recolección de las mismas, para que todas las personas puedan colaborar por una buena causa.