Dos nuevos crustáceos descubiertos en la Península Ibérica

Dos nuevos crustáceos descubiertos en la Península Ibérica. Un equipo de científicos ha descrito dos crustáceos cladóceros, que podría ser endémica de la Península Ibérica, y que fueron encontrados en dos lagunas, una en la cuenca baja del río Guadalquivir, y el otro en las praderas de Extremadura. Ambos de estos artrópodos pueden hoy en día habitan en las zonas más en la región mediterránea.

Estos dos nuevos crustáceos (Leydigia) son una especie de fósil viviente y son muy poderosos indicadores bio-geográficas e históricas”, expresó Miguel Alonso, uno de los autores del estudio, e investigador en el Departamento de Ecología de la Universidad de Barcelona (UB).

La primera de las especies descubiertas en la Península Ibérica, Leydigia, había sido descrito previamente con el nombre de acanthocercoides Leydigia. El crustáceo fue encontrado en la laguna Longuilla, en la cuenca baja del río Guadalquivir.

“Acanthocercoides Leydigia siempre había sido citada como originaria de la Península Ibérica, y es muy probable que muchos crustáceos que se han identificado con este nombre pertenece a una de las nuevas especies descubiertas. Sin embargo, es posible que acanthocercoides Leydigia ni siquiera existe en el Península “, explica Alonso.

El segundo tipo, Leydigia korovchinskyi, fue descubierto en la laguna de Chaparral, un abrevadero de ganado en los pastizales de Extremadura. Estos crustáceos son cladocerous un milímetro de largo y habitan en cuerpos de agua dulce que con frecuencia se secan.

La investigación, que ha sido recientemente publicado en la revista Zootaxa, demuestra que los artrópodos son muy antiguos – a partir del período Pérmico (hace 250 millones de años), y tienen un ritmo muy lento de los cambios morfológicos. “Por eso pensamos que divide desde hace mucho tiempo”, añade el investigador.

La región del Mediterráneo  un  semillero de especies. Los dos crustáceos parecen ser endémicas de la Península Ibérica. Sin embargo, el estudio muestra que puede ser distribuido a través de un área más extensa de la longitud de la región mediterránea. Todas estas áreas son “un foco de endemismo para los crustáceos cladóceros, como es también el caso de Japón y el este de Rusia“, dice Alonso.

En España, estas especies endémicas son algunos de los restos faunísticos de antes de la fauna del Pleistoceno, más de 1,8 millones de años, debido a la “marginal” la naturaleza de su hábitat durante las glaciaciones. Los crustáceos no colonizar nuevos territorios hasta que el hielo se había derretido.