La pintora mexicana Frida Kahlo ha llevado un vida poco convencional. Lo cierto que el éxito de su trabajo se vio ensombrecido con todas las desgracias que sufrió a lo largo de su vida. Algo que fue reflejando en sus pinturas, como una manera de plasmar lo que estaba viviendo.

Sin duda, el recuerdo de Frida Kahlo todavía sigue muy vivo. No estamos aquí para hablar de las obras precisamente, pero sí que haremos un repaso por todos esos momentos desgraciados de su vida. Momentos inolvidables que la marcaron para siempre y como no, a todos sus seguidores.

La despedida de Frida

Frida Kahlo y Diego

En los últimos años, su salud mental también había sido la protagonista. El declive era algo que se notaba y cada vez más. Por lo que siempre la idea del suicidio estaba ahí. En su última nota de su diario se puede leer: “…esperaré un tiempo”. Porque no quería dejar solo a Diego.

Pero es cierto que esa noche tomó más pastillas de la dosis aconsejada por los doctores y que además, le dio a su marido un anillo para celebrar su aniversario, aunque éste tendría lugar semanas más tarde. Ella le dijo a Diego: “…Te lo doy ahora, porque creo que te voy a dejar muy pronto”.