La lotería de Navidad es uno de los acontecimientos más esperados de estas fiestas. Muchos esperan ansiosos la fecha del sorteo con la esperanza de que les toque algo. La gran mayoría en cambio, asumen que se trata más de una cuestión de tradición, en la que compartir décimos con los amigos, la familia o los compañeros de trabajo. En todo caso, hay muchos mitos y bulos sobre la lotería de Navidad que hoy queremos desmontar contigo.

4El sorteo

Como es obvio, el sorteo de la lotería de Navidad está muy protegido

El sorteo de la lotería de Navidad se realiza bajo unas rigurosas medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de amaño o siquiera duda sobre la fiabilidad del sistema de asignación de los premios. Las bolas y los números son previamente examinados por autoridades competentes y por parte del público que quiera participar.

Tras el recuento, el salón donde se va a realizar el sorteo es desalojado, precintado y asegurado por las fuerzas de la ley. El día del sorteo el salón se abre al público a las 8 de la mañana. El público ve como se depositan las bolas en los bombos hasta que a las 9.15 comienza el sorteo. Los niños de San Ildefonso van extrayendo bolas del bombo de los números y de los premios e insertándolas en los alambres para su comprobación.

El sorteo de Lotería de Navidad concluye cuando en el bombo de premios no queda bola alguna. El riguroso control al que es sometido todo el procedimiento hace prácticamente imposible que se pueda modificar o “pervertir” el sentido aleatorio de la lotería de Navidad. Una lotería que goza cada vez de más prestigio fuera de nuestras fronteras, pues cada año hay más extranjeros comprando décimos y llevándoselos a sus respectivos países.