Todos en algún momento de nuestras vida hemos pasado por la terrible desesperación de querer ir al baño, pero muchas veces las ganas de “hacer pis” o de orinar como se le conoce en varias parte del mundo, es algo que nos atormenta. Podríamos decir que estamos en presencia de una situación que se torna muy complicada, y para controlar la vejiga en ese momento no es cosa fácil.

La vejiga es el tema que trataremos el día de hoy. Lo que queremos es darte las herramientas necesarias para controlarla en los momentos donde te encuentras en apuros y no sabes qué hacer. Desde luego que cada día podemos tener hábitos impresionables que pueden ayudarnos en este sentido, y una de las cosas que más afecta es que el ser humano no se cuida, por lo general está tan preocupado de sus actividades laborales, personales, con la familia, y se olvida que su cuerpo también necesita de los cuidados necesarios, porque si por dentro no tiene una buena salud, realmente te puedes ver implicado en problemas muy graves.

Entonces, esto pasa a ser un mensaje que llegue a la conciencia de nuestros lectores, porque como bien sabemos somos los que comemos, y eso influye de manera positiva o negativa en la salud. A continuación, te presentamos los detalles más relevantes para que puedas salir de apuros y controles tu vejiga.

2Cruza las piernas al estar de pie

Hay momentos en los que sentimos que la vejiga nos gana la batalla, y cuando sabemos que no hay un baño cerca entremos en pánico, y es normal, porque todos me atrevería a decir, que hemos estado implicado en una situación de esa índole. Pero tranquila, aquí traemos los mejores consejos para este tipo de momentos en los que nadie está preparado. Posiblemente no sabías este truco, pero bueno, acá viene, cruza las piernas, eso es algo que hacemos de manera inconsciente, y la verdad es que ayuda demasiado.

Lo decimos porque la uretra en una especie de tubo que permite que salga al orina de nuestro cuerpo, entonces si tu permaneces cruzando las piernas lo que estás haciendo es retener esa sensación tan molesta de querer ir al baño. Esta funciona de una manera increíble, y seguramente ya la habrás usado, así que no dejes de practicarla, y más cuando crees que te están matando las ganas.

Pero lo más relevante de todo es que lo hagas cuando estés de pie, porque si fuera el caso que lo haces estando sentada, el efecto será inverso, esa es la gran diferencia, entonces anota en tu lista este consejo que te va a servir de muchísima utilidad.