Biografía de Dino Valls

dino-valls.jpg

Nació en Zaragoza (España) en el año 1959. Se inició desde muy joven en el arte, debido a la influencia de su padre, un apasionado por el dibujo.

Es uno de los representantes en España de la nueva figuración de vanguardia. En su arte es protagonista el cuerpo femenino, y también estas características abstractas, como el dolor, la patología física y mental, y una atmósfera. En definitiva, su pintura, con la que reelaboró técnicas de los grandes maestros del pasado, se centra en la psique humana.

En 1975 comenzó de forma autodidacta a pintar al óleo. Estudió Medicina en la Universidad de Zaragoza, donde se licenció en 1982. De igual forma, continuó dedicándose al arte.

Luego de un viaje a París, comenzó en 1977 a desarrollar una temática más personal, aunque muy influenciado por conceptos derivados de la pintura surrealista. Su arte se fue impregnando de una estética entre “tardo-góticas y renacentistas”.

En 1981 realizó su primera exposición individual en su ciudad de origen; al año siguiente, aquí mismo, consiguió el primer Premio de Pintura San Jorge.

A partir de aquí comenzó a ser requerido por galerías de Madrid para participar en exposiciones colectivas, por lo que decidió comenzar a dedicarse de forma profesional a la pintura.

En 1986 fue seleccionado para participar en la Muestra de Arte Español Contemporáneo, que se exhibió por varias ciudades de Alemania. En 1987 realizó su primera exposición individual en Madrid. A comienzos de los 90 profundizó en el estudio de las técnicas y procedimientos pictóricos de los grandes maestros italianos y flamencos de los siglos XV y XVII.

A partir de 1993 comenzó a exhibir su trabajo en los Estados Unidos, presentado sus obras en diferentes ferias internacionales de arte contemporáneo, como: Art Miami ´93 ´94´95 y Art New York International ´94.

A su vez llevó a cabo diversas exposiciones individuales y colectivas en galerías y museos de Nueva York, Washington, Elmira, Palm Beach, Atlanta, etc.

A fines de la década del 90 comenzó a experimentar, tanto en el aspecto temático como en el técnico, para así aportar un nuevo enfoque a su estilo muy personal. En 2001, casi veinte años después de no haber expuesto en Zaragoza, fue objeto de una retrospectiva en el Palacio de Vástago; y, según él, fue su exposición más importante en cuanto a cantidad de obras.

Comentarios
¡Síguenos en Facebook!