Disfrutar de un sueño de calidad es imprescindible para disfrutar de un estado saludable. Uno de los problemas que se están convirtiendo cada vez en más habituales en el primer mundo es el insomnio. Se calcula que aproximadamente el 20% de la población española tiene problemas para conciliar el sueño en algún momento. Problema que se ha visto agravado durante esta temporada a causa del confinamiento por la pérdida de rutinas para muchas personas

Mejorar la higiene del sueño es fundamental, pues a corto plazo la falta de sueño puede provocar daños leves en el tejido cerebral, pero a largo plazo se asocia a enfermedades de tipo neurodegenerativo como el alzheimer.  También se asocia a otro tipo de problemas cardiovasculares. Hay alimentos que pueden ser beneficiosos para mejorar esta dinámica, en cambio otros pueden estar perjudicándote sin que te des cuenta.

Tanto dormir como alimentarse correctamente son imprescindibles para mantener un correcto estado de salud, de hecho, algunos expertos los equiparan en importancia. Al fin y al cabo si nos pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, será porque realmente es algo necesario y fundamental para nuestra existencia. Piénsalo así, si llegarás a vivir 90 años, 30 de ellos los deberías de pasar sumido en el mundo del sueño.

Aunque lo cierto es que no todas las personas necesitamos dormir exactamente las mismas horas para sentirnos descansados. Sí, lo de las 8 horas es una cifra media aproximativa. Lo importante es despertarse realmente descansado con la sensación de haber dormido lo suficiente.

1Hábitos recomendados para favorecer el sueño

Los expertos recomiendan seguir una serie de pautas que nos ayuden a dormir mejor. Entre ellas señalamos de hacer cenas ligeras al menos dos horas antes de irse a la cama. Tampoco es recomendable hacer ejercicio o actividades que resulten estimulantes a última hora de la tarde.

En caso de hacer siestas, estas deben ser cortas. Además es recomendable que sigamos unas rutinas regulares. Los nutricionistas mantienen que la falta de sueño también puede afectar a nuestro sistema hormonal llevándonos a engordar.

Hay alimentos que desde luego no favorecen que conciliemos el sueño.

Atrás