La historia de los perros, como mascotas, es prácticamente tan antigua como la historia de misma humanidad. Desde que el hombre primitivo comenzó a domesticar lobos, hace aproximadamente 14.000 años, y que estos fueran evolucionando hasta llegar al perro, los fieles cuadrúpedos han estado a nuestro lado. Irónicamente, se cree que el primer sitio donde un perro fue domesticado fue en Asia, probablemente en China. Sabemos que son adorables, y sabemos que los amamos tanto como ellos a nosotros, pero… ¿te has preguntado qué dicen los comportamientos de tu perro?

Muchos dueños de mascotas afirman que  sus peludos compañeros son prácticamente capaces de hablar, pues mediante sus comportamientos se expresan muy bien. Y tienen toda la razón, porque aunque no posean un lenguaje verbal, como nosotros, han desarrollado un amplio catálogo de comportamientos, que nos permitirán entenderlos mejor.

La cola

La cola

Aquellas personas que poseemos un perro sabemos los desastres que puede causar ésta extensión de su cuerpo. Más de uno ha visto un florero roto por el exceso de emoción de nuestro peludo amigo. Es por éste motivo que muchas personas han optado por cortársela cuando aún son cachorros.

Sin embargo, esto es algo que no debería hacerse, pues representa una parte fundamental de los comportamientos de tu perro. No hace falta explicar qué significa un rápido movimiento de su cola, sencillamente quiere decir que tu mascota se encuentra muy emocionada. Debes prestar atención si la tiene baja o la esconde entre sus patas, ya que indica un profundo miedo. En cambio, al mantenerla rígida, está indicando que ese es su territorio.