El vino es mundialmente conocido por su buen sabor y como un acompañante excelente para la buena comida. Pero otra de sus “funciones” más comunes es la de ser uno de los elementos por antonomasia con los que celebrar algún acontecimiento, excepcional o cotidiano. Sea lo que sea, pero te vamos a contar las situaciones ideales en las que tomarte un vino.

1Por el año que empieza

Qué mejor que empezar el año con una buena copa de vino

Brindamos por el año que se va pero especialmente por el que comienza.

Creemos que con ese brindis atraeremos la suerte y los buenos deseos hacia nosotros. Además, esa copa de vino nos genera una buena dosis de esperanza y nos hace pensar en todo lo bueno que está por llegar.

El año nuevo está cargado de buenos propósitos y todos los brindis que se hacen al comenzarlo reafirman nuestro esfuerzo e intención por conseguirlos.

Atrás