KuroKy, el rey de los eSports

El jugador alemán es el gamer que más dinero ha ganado en el deporte electrónico.

Los eSports, para la mayoría de los mortales, son más una diversión que un negocio, pero no para todos. Los videojuegos o deportes electrónicos son una fuente importante de ingresos para la parte más profesionalizada de los ‘gamers’, pues los mejores jugadores del mundo obtienen ganancias más que atractivas. Un buen ejemplo de ello es Kuro ‘KuroKy’ Takhasomi, el rey de los eSports. El alemán es el gamer que más dinero ha ganado en su carrera como jugador de eSports.

Takhasomi es jugador de DOTA2, la competición que más dinero ha repartido a lo largo de los últimos años. Por ello, el segundo hombre en este ránking de ganancias también participa en los torneos del mismo juego donde compite el germano . Se trata de Amer ‘Miracle’ Barqawi que, además, pertenece al mismo equipo que ‘Kuroky: Team Liquid’. El tercero es Shaail Arora..

2560_3000

A nivel de países, Estados Unidos apuesta decididamente por fomentar los eSports con hechos e inversiones, como la que tienen prevista en Texas, donde se está construyendo el mayor estadio de eSports de dicho nación. La potencia mundial lidera el ránking en ganancias. Los americanos suman un total de 2,6 millones de dólares en lo que llevamos de 2018, repartidos entre 595 jugadores. Los rusos van segundos con algo más de 2 millones y 126 jugadores; mientras que los chinos, con cerca de 1,8 millones y 233 jugadores, van terceros.

Asia fue el continente que más dinero recaudó con el deporte electrónico en 2017.  China fue la primera del ránking mundial por países, con casi 64,5 millones de dólares en ganancias. Ese dinero se logró a través de 2.266 jugadores chinos. Corea del Sur, por su parte, ocupó la tercera plaza con casi 51 millones de dólares conseguidos a través de sus 2.396 jugadores.

Estados Unidos, China y Corea del Sur reconocen los eSports como deporte oficial. De momento, Rusia, segunda potencia en lo que llevamos de 2018, no ha dado aún ese paso. Las tres primeras son la cabeza de lanza de un grupo de países que ha apostado con firmeza por los eSports junto con Suecia, Bulgaria, Gran Bretaña, Malasia, Finlandia, Francia y Alemania.