Cuando uno piensa en los actores de cine, piensa en un mundo lleno de glamour y un trabajo idílico, pero lo cierto es que no siempre es así. Detrás de cada película hay horas y horas de rodaje, y en muchas ocasiones, por exigencias del guión hay un esfuerzo y sacrificios físicos que muy pocas veces valoramos. Te contamos, algunos de esos sacrificios que han tenido que hacer algunos actores para darle más realismo a un personaje.

Mario Casas

El actor adelgazó 12 kilos para darle vida al fotógrafo español que vivió en los campos de exterminio nazis
El actor adelgazó 12 kilos para darle vida al fotógrafo español que vivió en los campos de exterminio nazis

Mario Casas es uno de los actores más exigentes consigo mismo a la hora de meterse en la piel de un personaje. Quienes trabajan con él destacan su fuerza de voluntad y su compromiso con todos los personajes que tiene que interpretar.

En El fotógrafo de Mauthausen, Mario adelgazó 12 kilos para darle mayor verosimilitud al personaje que interpretaba. Hizo algo parecido en la película 33, donde interpretaba a uno de los mineros chilenos que se quedaba atrapado en una mina.

Además, según cuenta la coach nutricional que le suele asesorar durante el proceso, Mario es un profesional excelente que siempre llega al límite de su salud por su entrega y su amor a la profesión.

Verónica Sánchez

Verónica Sánchez tuvo que engordar 15 kilos para interpretar a Paula en Gordos
Verónica Sánchez tuvo que engordar 15 kilos para interpretar a Paula en Gordos

La actriz sevillana tuvo que realizar el camino inverso que Mario Casas, es decir, ella tuvo que engordar. Nada más y nada menos que 15 kilos.

Daniel Sánchez Arévalo le ofreció el papel de Paula para su película Gordos. En ella, la actriz tenía que parecer que estaba a punto de dar a luz. Ella misma cuenta que no lo dudó ni un momento. El papel que le presentó el director le pareció tan goloso que no pensó en los sacrificios.

Lo meritorio de todo el proceso fue que, una vez terminado el rodaje, Verónica volvió a su peso en tan sólo tres meses.

Manuel Burque

Burque también tuvo que engordar por exigencias del guión
Burque también tuvo que engordar por exigencias del guión

También tuvo que engordar unos 12 kilos Manuel Burque para rodar junto a su amiga Leticia Dolera “Requisitos para ser una persona normal”.

Cuenta su nutricionista que hubo un problema en pleno proceso de “engorde” pues sus analíticas daban algunos valores mal. Había que compensarlos y hubo que retrasar el rodaje.

Lo curioso es que cuando estaba en su momento de mayor peso, sus analíticas estaban perfectas. Esto demuestra que lo importante no es el peso sino la dieta equilibrada.

Carlos Torres

Un irreconocible Carlos Santos como Roldán
Un irreconocible Carlos Santos como Roldán

Cuando en el año 2017, Carlos Torres se llevaba el Goya a mejor actor revelación seguro que se acordó de todos los sacrificios que había hecho para interpretar el papel de Luis Roldán.

En concreto, el actor tuvo que engordar más de diez kilos para parecerse al personaje, además de afeitarse su icónica perilla.

Según cuenta el mismo se preparó a conciencia el personaje. Veía vídeos a todas horas, documentales de la época y todo lo que encontró por internet hasta que le salían sus gestos y su acento casi de forma natural.

Daniel Day Lewis

Una auténtica joya de la interpretación
Una auténtica joya de la interpretación

Pero no sólo en nuestro país hay actores que se preparan a conciencia para sus papeles e invierten tiempo y sacrificios para enriquecer sus interpretaciones. Hay muchos actores norteamericanos, célebres por tomarse su profesión muy a pecho.

Uno de estos actores es Daniel Day Lewis. Para la película Mi pie izquierdo en la que interpretaba el papel de un personaje con parálisis cerebral, estuvo todo el rodaje sin levantarse de la silla de ruedas y eso le generó fracturarse dos costillas, pues se pasaba el día con la columna encorvada.

Además, visitó una clínica con enfermos con esta patología a menudo durante el rodaje.

Heath Ledger

Quizás Ledger fue demasiado lejos con su preparación del Joker
Quizás Ledger fue demasiado lejos con su preparación del Joker

El malogrado actor que interpretó a Joker en El caballero oscuro también se impuso un riguroso método para enriquecer su interpretación.

Ledger se enclaustró en una habitación de hotel durante un mes. No salía jamás, y se pasaba el día perfeccionando los matices que quería darle al personaje: la voz, la risa, la mirada. Registró todo el proceso en su diario.

Como sabemos, a punto de terminar el rodaje, Ledger apareció muerto por sobredosis en su apartamento de Nueva York. La opinión pública enseguida inició un debate sobre la necesidad de emplear este tipo de métodos para “mejorar” la interpretación de un personaje o no. En el caso de Ledger como vemos, las consecuencias fueron nefastas.

Renée Zellweger

La "gordita" Bridget Jones se convirtió en un icono de principios de los 2000
La “gordita” Bridget Jones se convirtió en un icono de principios de los 2000

En el año 2001, Renée Zellweger engordaba 18 kilos para ponerse en la piel de la regordeta Bridget Jones, una protagonista que encandiló a la mujer contemporánea y que llevó a Renée a lo más alto de su carrera profesional.

Dos años más tarde, la productora Miramax le ofrecería a la famosa actriz la nada despreciable cifra de 12 millones de dólares si volvía a hacerlo para la segunda parte de la vida de Jones.

Renée se desplazó a Londres y se puso bajo el control estricto de un nutricionista que le indica lo que puede y lo que no puede comer para conseguir este reto. No se trata solo de engordar, sino de hacerlo de forma saludable que no ponga en peligro su salud.

Christian Bale

El Bale de los extremos
El Bale de los extremos

Bale es otro de esos actores comprometidos que hace todo tipo de sacrificios por un personaje.

Durante la película El maquinista, Bale adelgazó 28 kilos a base de una dieta que el mismo se autoimpuso. Dicha dieta consistía en agua, una manzana y una taza de café. Su imagen generó mucha controversia en las redes sociales.

Diez años más tarde, para “La gran estafa americana” tuvo que engordar 20 kilos. Volvió a imponerse su dieta, esta vez a base de donuts. Nuevamente, las redes sociales ardieron en comentarios a favor y en contra de lo que consideran un exceso que puede llevar a una persona a poner en riesgo su salud – y su vida – por una cuestión laboral.