“Sex and the City” también conocida como “Sexo en Nueva York” fue una de esas series que la hemos visto hasta la saciedad. Porque nos encanta y porque marca la vida de cuatro mujeres que llegan a la Gran Manzana en busca de nuevas oportunidades y de una vida más cómoda.

Las protagonistas de “Sex and the City”, ya estaban en los años 30, aunque una de ellas ya llegaba a los cuarenta años. Pero sin duda, con gran vitalidad y sobre todo, con las ideas muy claras.  Aunque todavía tenían mucho por delante, es cierto que la vida siempre te da codazos en forma de prisa para algunos temas. La serie nos cuenta todo sobre la maternidad, el trabajo, el éxito y las relaciones desde otro punto de vista.

Kim Cattrall es Samantha Jones

sex_and_the_city kim cattrall

Samantha tiene claro que lo suyo no es el compromiso. De hecho, después de muchas idas y venidas, lo intentó, pero no salió como se esperaba. Aunque para ella no supone un bajón sino todo lo contrario. Ella está feliz siendo independiente pero más aún en el tema amoroso. Sus relaciones en “Sex and the City” casi no se pueden contar ni con los dedos de las dos manos. Es la mayor de todo el grupo y trabaja como relaciones públicas. En una de las temporadas se le descubre un cáncer de pecho, por un simple chequeo. A partir de ahí comienza una nueva fase en su vida, que no deja que le cambie. Aunque sí lo hará. A pesar de contar con numerosos apoyos, Samatha siempre intenta tener una sonrisa, aunque es bastante complicado.

En la vida real, Kim cuenta con casi 62  años y aunque es conocida por la serie “Sex and the City”, tampoco dejó de lado el mundo del cine. En su vida personal tampoco ha sido madre porque la serie le ocupaba mucho tiempo y porque ya contaba con una edad para no pensarlo demasiado. Así que, aunque podía haber dado el paso, parece que no fue así. También es cierto que las noticias están servidas en este caso. Tanto Kim como Sarah Jessica no han destacado por contar con una gran amistad. Las redes sociales lo han dejado bien claro y a partir de ahí se levantó la polémica de que realmente no eran tan amigas como pudiera parecer.