Hace tantísimos años que se popularizó la idea de acudir al cine en compañía, ya sea en una cita o con amigos, que no somos capaces de pensar en las ventajas de ir solo. Realmente, existen más ventajas cuando acudes sin compañía, así que no te preocupes, te contaré todas y cada una de ellas.

Ya sea por economía, diferencias de gustos o incompatibilidad horaria, ir con uno mismo es lo mejor que puedes hacer. Un gran motivo por el que principalmente nadie va solo, es por temor a lo que el resto pueda pensar. Pero déjame que te diga, aunque ya deberías saberlo, que eso no importa. ¿Crees que volverás a ver a esas personas? Aquí te dejo una buena lista de motivos para que descubras un nuevo mundo en el cine.

2Nadie te hará mil preguntas

preguntas-en-el-cine

Muchas veces sucede que durante la película, tu acompañante, o acompañantes, salen de la sala para ir al baño, o a por unas palomitas. Aunque también están esos que no sueltan el móvil.

En el momento en el que deciden retomar la película, se han perdido algunas escenas, y se ven perdidos. ¿Que pasa entonces? Que preguntan al pringado de turno, al que se ha quedado atentamente mirando la película.

En mi humilde opinión, es de las cosas más molestan que le puedan pasar a uno durante su estancia en el cine. Y no solo porque sea molesto explicarlo todo, si no porque mientras lo haces, ahora eres tú quien se está perdiendo la historia.

Además, muy probablemente molestes con tus explicaciones a los otros espectadores. Es más, si pasara muy a menudo, puede que incluso te sacaran de la sala, y no has pagado para que eso pase.