Mientras dure la guerra, obra de Alejandro Amenábar, fue una de las películas preseleccionadas para optar a la selección de filmes al premio Óscar. Finalmente, fue el trabajo de Pedro Almodóvar el ganador, y no es de extrañar, con la cantidad de errores que este largometraje tiene. 

Ya explicó que no pretende incomodar ni ofender, si no ser entendido por la izquierda y la derecha. Pero la poca precisión con la que muestra el ascenso de Franco al poder, a través de los ojos de Unamuno, vicia la historia e incurre en algunos errores claros y mitos recurrentes. 

1Concejal de banda nacional

unamuno-mientras-dure-la-guerra

Alejandro Amenábar tomó la decisión de no incidir en su largometraje en el cargo político que representó Miguel de Unamuno en Salamanca, la cual fue tomada por militares. Tan solo mencionó su papel como rector. 

Aunque él no lo haya mencionado, lo cierto es que el pensador vasco tomó parte en la constitución del primer Ayuntamiento de Salamanca de los sublevados. En él, participó como concejal. “Estoy aquí porque me considero un elemento de continuación, pues el pueblo me eligió concejal el 12 de abril, y porque el pueblo me trajo, aquí estoy, sirviendo a España por la República“. De esta forma justificaba su presencia allí. 

Atrás